Malestar en las salas por exigencia política del ministro Decima

LOCALES 08/06/2015 Por
El funcionario se puso al frente del armado de un sublema y necesita reunir 5.000 adhesiones. En una arbitraria bajada de línea mandó a apretar a los empleados del Ministerio de Desarrollo Humano para conseguir ese objetivo. “Hay que apelar a cualquier mecanismo para obtener copias de DNIs y las firmas necesarias para formalizar el apoyo que la Justicia electoral determina”, vociferó el medico según un puntero que recibió directamente la orden, al momento de revelar el objetivo.
Camapaña-antigripal-aplican-al-gobernador
Insfran recibe una inyección mientras Decima controla el procedimiento.

Apelando a la certeza que otorgan las muchas voces escuchadas resulta suficiente determinar que el objetivo establecido por José Luis Decima no deja de chocar con todo tipo de dificultades. Y es que su auto-proyecto de construir un sublema requiere de un número importante de avales para ser reconocido ante la Junta Electoral Permanente.
Identificado como prepotente y temerario, propio de quien cree manejar la cosa pública como su consultorio, el ministro de Desarrollo Humano encomendó a sus laderos la tarea de reunir a 5.000 personas apoyando su proyecto personal. No tuvo mejor idea que apelar a los empleados de la cartera que encabeza, tras lo cual comenzó, en muchos casos, una verdadera caza de brujas.
“En muchos casos, no digo la mayoría, pero te diría que de cada diez, siete no querían saber nada”, reveló uno de los punteros del desabrido funcionario al analizar la reacción de los sanitarios ante el pedido de avalar al proyecto colaborador de Insfran.
En medio de todo, existe un clima de intranquilidad y malestar, porque ante tantas negativas, no pocos temen que puedan falsearse las adhesiones. Esta postura tiene su origen en el manejo administrativo del área de la gente de Decima, lo que permitiría acceder a los legajos conteniendo las copias de los documentos personales.
“Claro, sacan las copias, después falsean las firmas y así pueden conseguir el objetivo”, maquinó el informante de este medio.
Pero no es todo. “Se recurre también y cada vez con mayor frecuencia, al típico apriete, que va desde la perdida de algunos beneficios económicos extra como hasta la jubilación inmediata; acá hay mucha gente con la antigüedad necesaria para retirarse”, amplió.
Entretanto, nadie supo explicar cuál es la intención política de Decima al empujar este proyecto, aunque en medio de las pocas conjeturas, algunos vaticinan la conformación de una lista en apoyo a un intendente y sus concejales, cuyo liderazgo es ejercido por otro ministro del gobernador Insfran.
Empero, una médica que suele presentarse como mujer de confianza del ministro, ofreció una versión completamente distinta: “Él tiene su propio proyecto político, donde sólo existe un techo que es el Dr. Insfran; lo que viene después forma parte del manejo que el propio Decima ejercerá respecto de las personas y los cargos”, tiró.
A mediados de 2.013, el mismo Decima intentó, infructuosamente, llenar el Estadio Centenario con trabajadores del ministerio que encabeza. Los escasos manifestantes fueron con pancartas alusivos a un apoyo electoral a los hombres del oficialismo del Frente para la Victoria. Pero todo se diluyó rápidamente, aunque la conducta sirvió para exhibir el lado político del ex administrador del Hospital de Alta Complejidad.

Te puede interesar