La Policía admitió libremente que hace tareas de inteligencia, manipulando su rol específico

DESTACADOS 31/05/2016 Por
Un comunicado de prensa puso al descubierto, formalmente, que la fuerza se entromete discrecionalmente en actividades impropias de su competencia. De la forma menos esperada, admitió que funciona como un “comisario político”, para lo cual se escuda en la necesidad de recoger información, de primera mano, para volcarla a su rol específico de protector de la comunidad.
estatatata
Formación policial; arriba en recuadro el gobernador Insfran con el jefe de Policía, Ángel Insfran.

Como todas las tardes, este lunes el jefe del Departamento Secretaria General, comisario mayor, Félix Cañete, avaló un comunicado policial dando cuenta de las actividades de la fuerza.
Sorpresivamente, el envío fue encabezado por una información referida a un trascendido periodístico, sobre una supuesta decisión de los choferes de la empresa Ciudad de Formosa de evaluar recortes al servicio porque “son víctimas de robos violentos sobre las unidades”.
Erigido en informante público y asumiendo como una actividad natural de la fuerza, el parte cuenta que el propio jefe de Policía, Ángel Insfran mantuvo una reunión con Javier Oviedo, empleado y referente de los trabajadores de la firma.
El comunicado asegura que Oviedo negó la existencia del escenario al que aluden algunos medios de la ciudad, estimando la presencia de “determinados intereses que llevan a manipular la situación y que pueda pretenderse utilizar la coyuntura de reclamo de mayor seguridad, para otros fines”.
Si el objetivo policial fue corroborar que no hay indicios para creer en la noticia propalada por los colegas, actuando libremente como un medio de comunicación, se equivocó de metodología; lo único que consiguió fue blanquear el histórico rol que desarrolla como parte del Gobierno provincial: usa los bienes y recursos humanos del Estado en beneficio del poder político de turno.
La Policía reconoció, asimismo, que actuó en forma independiente citando sindicalistas a reuniones, y cooptando la jurisdicción municipal a la que corresponde el tema de transporte urbano.
Así como la Municipalidad realiza obras y servicios en beneficio de la comunidad, la Policía se encarga de dar protección a la comunidad.
Un “comisario político”, o politruk, fue, en el siglo anterior, un oficial militar designado por un gobierno para supervisar una unidad militar al respectivo régimen. Históricamente fue usado por los gobiernos para asegurarse de que los oficiales y las tropas son leales al nuevo régimen. Su primera aparición se produce en la Revolución Francesa. Aunque la figura del controlador político-ideológico insertado en las unidades militares ha sido utilizada en los más diversos ejércitos, el término ha sido reservado históricamente para aquellos comisarios políticos que desempeñan su función en ejércitos populares.
Del mismo modo, en la actualidad el rol del “comisario político” está mucho más orientado en tareas de inteligencia sobre organizaciones y personas de la sociedad en general, en beneficio del gobernador de turno o el jefe del partido que gobierna la provincia.
Siempre se le atribuyó esta función a la Policía de Formosa. Ahora, de la manera menos pensada, la propia fuerza, admitió libremente que lo hace.
Lo sucedido es de tal gravedad que no resiste la permanencia de la actual cúpula policial ni la del propio ministro de Gobierno, mientras el Gobierno provincial debiera salir a dar una explicación inmediata que lleve tranquilidad a la población sobre las políticas de seguridad implementadas en Formosa.

Te puede interesar