INSFRAN BUSCA AL REEMPLAZANTE DE DECIMA, EN DESARROLLO HUMANO

DESTACADOS 12/06/2016 Por
Harto de los rumores sobre el incremento de los bienes del ministro y jaqueado por las quejas de gestión, el gobernador ya habría tomado la decisión de encontrar al reemplazante. La informalidad para responder a grandes deudas oficiales y personales y la ostentación también empujaron.
Ministro D+®cima

“Si hay algo que a Gildo molesta, son las decisiones fuertes a su espalda; pero también lo afecta la ostentación y las críticas del arco político propio, principalmente, aunque también, pero en menor escala, cuando provienen de la oposición para menoscabar a la provincia”. Con este parafraseo un conocido legislador oficialista prologó un escueto comentario en una concurrida cafetería céntrica, para revelar que los días de José Luis Decima al frente del Ministerio de Desarrollo Humano están contados.
Apelando ante el periodista a no divulgar su identidad y asegurando a cada momento que le consta la decisión del jefe del Ejecutivo provincial por su cercanía, sostuvo que “todo se sabe” y que Insfran tiene “dos hilos informativos para llegar a la verdad que necesita para las grandes decisiones. Gildo no se mueve por aprietes políticos o periodísticos, al contrario, ante las presiones persiste en proteger al castigado”, confirmó.
“En los últimos meses no dejaron de lloverle informaciones sobre los negocios que hacía y hace Decima como proveedor del Estado, utilizando como testaferros a personas de su confianza y a miembros de su propia familia”, dijo renovando una frecuente versión que sobre el funcionario existe en diferentes medios.
“Sabe de las propiedades que adquirió y de algunas construcciones; también de los bienes conseguidos por un hijo del ministro y de inmensas transacciones comerciales de algunos socios, entre los cuales aparece el préstamo de grandes sumas de dinero a cambio de usurarias devoluciones”, amplió.
Este mismo medio publicó en las últimas semanas la existencia de un soberbio edificio en construcción en el barrio Vial; y un gigantesco galpón, completamente cerrado sobre avenida 9 de Julio que sirve de albergue a una millonaria flota de automóviles y motocicletas de alta gama, que le son adjudicados al ministro Decima, dentro de una andanada de fuertes y frecuentes rumores sobre muchos otros bienes.
No del todo satisfecho con los murmullos, el parlamentario les dijo a los comensales que compartían la matinal mesa que el gobernador encomendó a “una persona de su entera confianza que investigue a su colaborador”.
“No tardó mucho Gildo en recibir la respuesta; una de las cosas que más le molestó fue saber, de nuevo, de una abultada deuda de Decima ante un respetable, responsable y honesto empresario”. Aunque el informante no lo dijo, se trata de lo que hoy es ya una demanda judicial en los estrados de la Justicia ordinaria chaqueña que le iniciara el presidente de la firma chaqueña Biofar SA, una firma familiar dedicada a la distribución y comercialización de medicamentos, productos y servicios destinados a todo establecimiento asistencial.
“La otra pata de todo este asunto es la incapacidad del ministro para dar la cara y la respuesta ante los intendentes y dirigentes que van a verlo en busca de soluciones vinculadas con el área que controla; todo lo que no resuelve cae, inexorablemente, en la oficina de otros funcionarios o en el propio gobernador que es criticado por cuestiones pequeñas como estas”, consideró.
El diputado, finalmente, dijo no saber quién podría reemplazar a Decima aunque insistió en el final de su gestión en Desarrollo Humano. “No quiere saber nada de vivos ni de ladrones; en el pasado reciente corrió a un ministro por el mismo motivo y no le va a temblar el pulso para volver a hacerlo ahora”, advirtió, orgulloso de su líder político.

Te puede interesar