La conexión Formosa deberá enfrentar el lazo judicial que investiga los negociados K

DESTACADOS 19/06/2016 Por
Son millones de dólares que ingresaron a la provincia por la obra pública que Gildo Insfran y un selecto sequito de colaboradores administraron discrecionalmente. Muchos de los empresarios detenidos, son acusados por jueces federales de enriquecimiento ilícito y otros delitos asociados con el uso de fondos públicos con apoyo logístico de funcionarios kirchneristas y también fáctico, amparado por el poderoso padrinazgo político.
23-dólares
En mayo de 2003, acompañado por el gobernador Insfrán y a tan sólo cuatro días de las elecciones para convencionales constituyentes de la provincia, Néstor Kirchner habló en un acto multitudinario organizado por el PJ local, por lo que algunos interpretaron la visita presidencial como un claro apoyo al proyecto de re-reelección del aliado político.
Lo acompañaron el ministro del Interior, Aníbal Fernández; el secretario privado, Juan Carlos Mazzón, y el ministro de Economía, Roberto Lavagna, que confirmó que Kirchner firmó el decreto por el cual se decide el rescate de los bonos formoseños Bocanfor, que serán reemplazados por pesos a partir de fines de la semana próxima.
Lavagna dijo que a partir de ahora la totalidad de los sueldos y las jubilaciones de los formoseños van a ser pagadas en la moneda nacional, terminándose con los bonos que, a su criterio, fueron necesarios ya que "impidieron que se frenase la producción y el trabajo y se alterase la paz social".
El acuerdo que firmaron Kirchner e Insfrán reconoció el derecho de la provincia a una reparación histórica. Por otro lado, convinieron constituir una comisión de trabajo integrada por el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y por el propio gobernador formoseño.
Todos ellos deberán concretar los estudios tendientes a determinar áreas comunes de prioridad con miras a la detección de las demoras que existen en las inversiones nacionales en Formosa, con el propósito de que el gobierno nacional, de manera excepcional y de acuerdo con sus posibilidades, elimine los obstáculos ante un eventual atraso relativo que esta provincia sufriera.
Finalmente esa comisión deberá determinar emprendimientos concretos para eliminar las asimetrías de Formosa con respecto al resto de las provincias.
Quedaron sentadas, entonces, las bases formales para documentar el goteo de fondos nacionales; el objetivo político fue robustecer la reelección de Insfran que jamás se detuvo en todo este tiempo; pero el proyecto económico – el propósito principal de toda la movida – fue el enriquecimiento personal y grupal, a partir de las distintas formas que permite la obra pública: sobre precio; porcentaje por adjudicación y; testaferros, familiares y amigos, devenidos en improvisados empresarios.
El proyecto de provincia tan declamado acá por el jefe la aldea solo fue un ordinario plan de obras, diseñado para acomodar el millonario desembolso que habilitó Néstor y luego continuó Cristina. La faz operativa involucró a altos funcionarios nacionales y provinciales, quienes determinaron un retorno por la tarea.
Es la dimensión de esa conducta la que deja al propio Insfran y a un reducido grupo de colaboradores vinculados con Lázaro Báez, Rovella Carranza y Cristobal López, entre los más renombrados, en la puerta de los tribunales para determinar responsabilidades en el uso de los fondos públicos en los últimos doce años.
Insfran y varios de sus actuales y exministros saben que ni el mejor jabón elimina la suciedad, porque al menos un tenue olor puede permanecer y con él la connivencia quedará expuesta.
Tampoco ignora que los tiempos se agotan y que los procesos judiciales avanzan, inexorablemente hacia su fortaleza que se muestra debilitada porque la estructura que lo sostuvo tanto tiempo, hoy fue retirada por una sociedad que ya entendió la burla del discurso. Es ese mismo ciudadanos, de cualquier punto del país, que observa, azorado, los efectos de oscuros negociados, en forma de verdes billetes metidos en bolsones acarreados por quienes ejercieron el poder institucional, hasta hace muy poco.

Te puede interesar