Radicales impulsan una renovación partidaria y abogan por el fin de las reelecciones

DESTACADOS 06/07/2016 Por
Se trata de una movida generada en el norte provincial, cuyo objetivo de máxima es la recuperación de “los valores y los postulados históricos”. Consideran que sin un recambio dirigencial, “no hay futuro estructural”.
1445387536
Naidenoff, Amarilla y Buryaile entre los más identificados por los radicales del norte provincial.

Un grupo de dirigentes, afiliados y adherentes de la Unión Cívica Radical (UCR), definido como “ortodoxos” y “comprometidos desde siempre con la cusa partidaria”, reclamó una inmediata y profunda revisión de “lo que como partido hemos hecho en los últimos años” para modificar el rumbo de las acontecimientos y “ponernos de una vez por todas a disposición de las necesidades concretas de la sociedad”.
“El actual estado de cosas no sirve. El radicalismo se convirtió en un sequito de dirigentes, con cargos parlamentarios, en la gran mayoría de los casos, que no está interesado en el crecimiento partidario ni social, sólo es parte de una inmensa rueda que gira entorno a las mismas personas”, reprocharon, durante uno de los tres encuentros que mantuvo el grupo, compuesto por unas veinte personas, reunido en la casa de un exlegislador.
“Valoramos y, en muchos casos, admiramos la trayectoria de gente como Luis Naidenoff, Martín Hernández, Juan Carlos Amarilla, Abraham Skierkier, entre otros con menos presencia; también la inclusión de Ricardo Buryaile en el entendimiento que contribuimos a contener, estimular y compartir con la sociedad; pero si no avanzamos en el recambio dejamos de ser una corriente política y nos convertimos en un club social y ese no es el objetivo”, plantearon.
“Como muchos hoy, vemos también, una especie de usurpación partidaria cuyo trasfondo es más de lo mismo: la búsqueda de intereses personales y, lo peor, alejados de la esencia que nutre nuestra existencia”, advirtieron, con relación a Ricardo Buryaile, al que atribuyeron “la intención de anexar una porción grande de nuestra estructura a otro partido; la fusión no está en nuestra mirada política”, afirmaron.
“Hemos reprobado siempre las reelecciones en el entendimiento de que se trata de uno de los males más terribles del principio republicano de renovación; no podemos seguir defendiendo ese postulado si permanecemos enrolados en otra práctica”, se quejaron.
“La UCR ha sido un espacio permanente de formación de cuadros dirigenciales; ellos son el vínculo entre la sociedad y el partido mismo que, en definitiva, representa a la estructura que a través de sus representantes gestiona respuestas”, sostuvieron.
“Pero, en esencia, todo eso es historia, una vieja histórica, reemplazada por intereses sectoriales y mezquinos, solo interesados en sus propios proyectos y usando al partido como plataforma de lanzamiento y de permanencia”, acusaron.
“En las próximas semanas haremos una amplia convocatoria en la búsqueda de la renovación y la recuperación partidaria; confiamos en un paso al costado, en lo inmediato, de quienes ya cumplieron su ciclo, la historia y los valores republicanos del radicalismo así lo exige”, adelantaron.

Te puede interesar