UNA COSA ES UNA COSA, Y OTRA COSA ES OTRA COSA

PRIMERA PERSONA 09/08/2016
Hay funcionarios del gobierno provincial que a la hora de hacer declaraciones a los medios no se andan con medias tintas y le pegan nomás para adelante, así nomás, a lo bestia, sin atender a si lo que están manifestando tiene asidero, puede ser creíble, o configura un macanazo fenomenal.
Y como el movimiento se demuestra andando (Carlitos Balá, ¿se acuerda?), acá el ejemplo. El doctor Claudio Moreno, presidente del Tribunal Electoral Permanente él, habló del sistema de voto electrónico que se intenta aplicar en un futuro más cercano que lejos, y se mostró contrario a tal posibilidad aduciendo, entre otras cosas, que “el voto electrónico es muy vulnerable porque la gente no tendrá idea de lo que votará”.
También dijo: “El primer error que cometemos es no debatir sobre si tal o cual sistema es bueno o mejor que el que tenemos, sino que se está diciendo que tenemos que cambiarlo para el año que viene. Me parece que esto requiere un consenso general, no sólo de los partidos políticos sino también de todos los operadores que conforman los diversos organismos del país…” En otro lugar y en otras circunstancias sus palabras aparecerían como muy atinadas, si no fuera por esa recurrente sospecha de que lo que en realidad el funcionario está intentando es frenar la posibilidad de que, de golpe, el voto electrónico termine con todos los fraudes y chanchullos que se registran en cada elección, en esta provincia que ya lleva 33 años gobernada por un mismo partido ¡Joder!
A propósito, hace días nomás nuestros insignes representantes de la Legislatura Provincial sacaron –entre gallos y medianoche- una Ley que modifica el Régimen de Jubilaciones y Pensiones que regía hasta hace poco, sin consultar a nadie y sin previo aviso, ni mucho menos pulsar previamente la opinión de los directamente interesados, los empleados públicos y docentes que aún están activos y a los que afectará –más temprano que tarde- el nuevo sistema impuesto por los diputados del oficialismo y con el unánime voto en contra de los representantes de la oposición. Acá sí que tiene aplicación plena lo dicho por el doctor Moreno, ya que el primer error que se ha cometido fue el de “no debatir si tal o cual sistema es bueno o mejor que el que tenemos”, y la diferencia con el otro tema es que no se cambió para el año que viene ¡¡ya se lo cambió, sin decir agua va!! Y hay otro asuntillo. La excusa pueril de los voceros oficialistas fue que el gobierno de Formosa fue presionado por el Nacional para que se modifique la anterior Ley de Jubilaciones. Qué cosa ¿no? Cuando conviene a los intereses del poder político vernáculo, se acatan calladitamente las “imposiciones” del gobierno del Presidente Macri (razones “de pesos”, alegan los malintencionados de siempre), caso contrario te refriegan la famosa cuestión de las autonomías provinciales ¡¡Andáaa!!
O el doctor Moreno es un despistado “de aquellos…”, o es un cretino total. Usted ubíquele en la categoría que más le cuadre. Por mi parte le prefiero entre los segundos, porque a esta clase de funcionarios siempre es posible contrarrestar o poner freno, pero un despistado en función de gobierno puede ser muy peligroso, dado que nunca se sabe para qué lado ha de tirar.
En fin, una vez más se ha cumplido lo que siempre se repite acerca de que en Formosa todo puede ser posible, en razón de los gobernantes que se tiene, y la idiosincrasia del habitante de estos pagos, que parecen cada vez más alejados de cualquier posibilidad de cambio. Amén.

Te puede interesar