Estiman en 28 millones el desfalco en el PAMI durante la gestión de Fernández

DESTACADOS 07/07/2015 Por
La cifra responde a conjeturas extraoficiales, aunque originadas desde las auditorías que por estos días se encuentran en su fase final. Programas turísticos y servicios de hotelería que jamás se realizaron constituyen las erogaciones más importantes. Muchos empleados fueron despedidos por el nuevo administrador.
PAMIEEEE
En el montaje, Ramírez y Fernández; el antes y el después en el PAMI local.

Todo se desenvolvió con celeridad el 29 de abril poco antes del mediodía en el edificio de Moreno donde se desató un verdadero revuelo entre funcionarios y directivos. Víctor Fernández era removido del cargo de administrador por Norberto Ramírez.
El médico puesto a pedido de Gildo Insfran, fue acusado en los últimos meses de serias irregularidades en el manejo financiero y administrativo del área.
Semanas antes, cansados de denuncias de irregularidades, provenientes de varios frentes, casi siempre con avales formales, a Fernández le cayó una auditoria el último día hábil de enero. Si bien puede adjudicársela a uno de los tres controles anuales establecidos en la ley que rige el funcionamiento del área, esta vez la inspección tuvo ribetes muy distintos. Y determinantes.
Un grupo de cuatro jóvenes, identificado desde el principio como "trabajadores del PAMI y enrolados en La Campora", se instaló en las oficinas de Moreno y Fotheringham y por la tarde decidió la separación de un abogado de apellido Palavecino, vinculado con el área social.
En el libro de novedades que maneja la seguridad del organismo, está asentado el ingreso y retiro del mismo profesional el día anterior, portando carpetas y expedientes. Para muchos, se trató de una maniobra desesperada en procura de eliminar indicios de lo que ocurría en ese departamento.
En las últimas horas y luego de varias semanas de un silencio que luego fue adjudicado a una maniobra pergeñada desde adentro intentando acallar los efectos de una crisis desatada por la inspección nacional, el escenario volvió a ser noticia.
Hugo Leguizamón, un exconcejal capitalino y esposo de una empleada del área, publicó en su cuenta personal de Facebook varios detalles vinculados con la vida interna del PAMI y no mantuvo reservas al momento de utilizar duros adjetivos contra Fernández.
"Usted ya lo sabe, pero quiero avisarle, que la Gendarmería Nacional acaba de allanar la casa familiar de su secretario, testaferro y ex amigo personal Dr. Rolando Palavecino buscando la documentación que usted y este oscuro personaje retiraron de las oficinas del organismo, amparados en la oscuridad de la noche tal como suelen hacerlo los delincuentes", arranca el texto de Leguizamón, apuntando, en primera persona, al director local del organismo que funciona en Moreno, casi Fotheringham.
"Como se imaginará, el cerco se está cerrando y supongo, sus noches no deben ser fáciles. Pero tal cual es su costumbre, actuó otra vez como un perfecto inútil. No solo dejó sus huellas en el millonario robo que le hizo a los abuelos del PAMI, sino que ni siquiera supo deshacerse de cuatro papeles que lo comprometen seriamente", contextualizó.
"Le cuento también que su ex amigo está enojado, muy enojado. Al parecer para salvar su maltrecho pellejo, usted le soltó la mano a quien durante tantos años le prestó su nombre y pretende hacer creer a todos que los negocios del Dr. Palavecino se hicieron "a sus espaldas". Ni siquiera tiene la valentía de defender a quien, a cambio de algunas migajas, se inmoló por usted. Su conducta es, otra vez, de una cobardía digna de los estúpidos", embistió.

OTRO CLIMA
Pocos días después se produjo la salida de Fernández y la tarea de su reemplazante se siente con notoriedad en el PAMI.
“El clima laboral es otro, se trabaja con tranquilidad y seriedad, lo que no es poca cosa, regresó la confianza y es muy bueno”, explicó una empleada que se desempeña en el área de atención a los abuelitos.
Como suele ocurrir en estos casos, reunir datos referidos a la marcha de las auditorías contables para determinar el grado de responsabilidad de Fernández y su séquito por las acusaciones de estafa, resulta muy complicado.
De todos modos, entre los trabajadores se maneja información coincidente.
“La permanencia de la exsecretaria de Fernández es cuestión de días; está con licencia médica y seguramente cuando retorne será notificada de su salida”, conjeturó uno de los informantes, tras advertir que la mujer está siendo investigada por el manejo irregular de chequeras y autorizaciones de determinados servicios sociales
“Ramírez hizo desinstalar las decenas de cámaras que el anterior administrador había hecho colocar por todas partes sólo para controlar a los empleados. Esto nos agradó mucho. No era necesaria tamaña erogación ni el propósito que tenía”, evaluó.
“Acá se habla de un daño cercano a los 28 millones de pesos. Hay dos hoteles, uno ubicado sobre la González Lelong y el otro sobre la Av. Napoleón Uriburu que, se cree, facturaban por servicios de alojamiento y gastronomía que en la mayoría de los casos no prestaban. Del mismo modo hay varios centros de jubilados a quienes se les pagó sumas muy importantes para llevar adelante servicios turísticos al interior provincial y a otros puntos del país que, se sabe, jamás se prestaron. Los auditores fueron a estos lugares y se constataron cientos de irregularidades”, reveló la fuente.
“Del mismo modo hay una empleada jerárquica vinculada con el área social y que da clases en la universidad que aparece muy pegada con pago por prestaciones sociales que jamás se dieron”, agregó.
Finalmente, admitió que en los últimos meses fueron separados de sus cargos varios empelados al constatarse que no cumplían tareas concretas y que fueron identificados como “punteros políticos” de Fernández.
“Creo que es cuestión de semanas nada más, ara que todo finalmente quede completamente esclarecido y el resultados de la auditoría comience a ser manejado por un juez para que, como corresponde, haga justicia”, planteó.

Te puede interesar