Bergman se mostró con Insfran y frustró el objetivo político del PRO y los radicales

Además de la agenda oficial prevista, el ministro de Mauricio Macri almorzó con el gobernador, dialogó con dirigentes de La Campora, esquivo una conferencia de prensa armada por gente de Cambiemos a la que sólo le dedicó un magro tiempo para recorrer un vaciadero municipal. Bronca y cruce de acusaciones en la oposición provincial.
bergman con gildo
Insfran y Bergman sonríen, mientras almuerzan en Raíces, el corazón gastronómico del FpV local.

El ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Sergio Bergman vino a Formosa a anunciar el programa Basural Cero que implica la construcción de rellenos sanitarios y plantas de separación de residuos para su posterior reutilización o reciclado.
El Centro Ambiental de Formosa beneficiará a 234.354 personas, alrededor del 44% de la población de la provincia. Tiene un presupuesto cercano a los 110 millones de pesos.
Del otro lado, como parte de una supuesta agenda política, el PRO recurrió a un estratégico catálogo de periodistas para armar una reunión con el funcionario de Mauricio Macri. El encuentro fue programado para las 14:30 y además de los hombres de prensa asistieron dirigentes aldeanos del espacio que lidera Ricardo Buryaile, además de legisladores del radicalismo que siguen al ministro de Agroindustria. Pero el funcionario, un reconocido político contestatario, siempre luciendo la kipá sobre la cabeza, signo propio del judío ortodoxo, jamás fue al local de Eva Perón 454.
Justo a esa hora Bergman dialogaba con Diego Candia, administrador del restaurante Raíces, propiedad del concejal oficialista Hugo Cacho García, un conocido hombre del riñón político del jefe de Gabinete provincial, Antonio Ferreira. Entorno a una muy poblada mesa la charla con el secretario general de La Cámpora Formosa, la charla discurrió sobre algunos proyectos ambientalistas que se le adjudican a Candia, que entre sus antecedentes – no actualizados - figuran la conducción del Sindicato de Trabajadores del Volante, a fines de 2011, el manejo de ITATÍ ERSA FORMOSA, hacia 2013, pero, fundamentalmente, su extrema cercanía al poder político provincial.
Pero la comida había arrancado poco después del mediodía con la presencia del propio gobernador Gildo Insfran con el que Bergman se mostró muy distendido.

LA OTRA VEREDA
Poco antes de abordar el avión que lo devolvió a la Capital Federal, alrededor de las 18, el ministro nacional recorrió por algunos pocos minutos un vaciadero municipal, donde fue interceptado por legisladores del radicalismo y algunos dirigentes que intentaron hacerle notar los perjuicios del proyecto nuclear que se ejecuta acá.
La abogada del foro, Gladys Bobadilla le dedicó un comentario a su encuentro con Bergman en el basurero. “La gente del municipio capitalino, radicales, del Pro y ambientalistas le mostramos esa vergüenza y le hablamos de la NPU, la ridícula aventura nuclear de los gobiernos provincial y nuclear. Nos pidió los antecedentes y prometió ayudarnos. Su avión ya salía como pasa siempre con los funcionarios que vienen apurados y vuelven a Buenos Aires donde se decide todo. Nosotros cumplimos. Esperemos que él lo haga también”, redactó.
“Le entregaré a la diputada Antonella Maglietti para que le haga llegar los antecedentes. No queremos energía nuclear en Formosa, creo que eso le quedó claro. Vayan a la justicia, dijo. No tenemos justicia independiente, le dije”, amplió.
Poco o nada acostumbrados a codearse con funcionarios – de cualquier índole – la agenda armada por los dirigentes PRO para aprovechar la presencia del ministro fracasó brutalmente.
Entre un desencuentro entre ambas partes; el oficio de los hombres del Gobierno provincial para anticiparse y hacer jugar a sus hombres su propio libreto; o una decisión personal del funcionario de Macri seguramente está la razón de lo sucedido.
“Todos están buscando diputaciones o reelecciones; no tienen vocación de poder”, reflexionó un abogado, recientemente designado para un cargo nacional en Formosa, entre molesto y frustrado por el esquivo paseo de Bergman, pero sobre todo, sumamente crítico para descifrar la conducta de sus socios políticos.
Un antecedente de un hecho similar se dio, apenas asumido Macri, cuando envió a Rogelio Frigerio a Formosa para ofrecerle ayuda a Insfran con las inundaciones. El ministro del Interior bajó y se reunió con el gobernador y poco después regresó.
Ricardo Buryaile se mostró molesto porque el que trajo ayuda a su tierra no fue el. Macri corrigió su decisión, cuando en una reunión de gabinete instruyó a sus colaboradores a trabajar cada cual en su tierra respetando el origen.
Bergman, aparentemente no participó de aquella reunión o, por el contrario, acudió a su propia agenda, tal vez algo estimulado por el oficio de varias décadas de los funcionarios provinciales de Formosa.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar