Por falta de un camión, no pueden repartir 50 toneladas de donaciones

DESTACADOS 25/08/2016 Por
Son para comunidades de Jujuy y Formosa. Las reunió una ONG platense que ayuda a escuelas y hospitales
big_5333cc7a762dbf8f37cc34172a539d86
Carlos Alberto Ramírez, de Caesa, junto a parte de las donaciones que esperan en un club platense
En total son más de 50 toneladas de donaciones repartidas en varios ambientes de un club del barrio de Meridiano V°. Hay artículos de electrónica, computadoras, útiles escolares, guardapolvos, juguetes, ropa, sillas de ruedas, andadores y hasta medicamentos que vencen en el año 2017. Todas esas donaciones fueron reunidas por la ONG Caesa (Comisión de Ayuda a Escuelas Argentinas), durante tres años y están destinadas a escuelas y hospitales de Jujuy y Formosa, donde se esperan y se necesitan. No obstante, la falta de un camión adecuado para trasladarlas hace que sigan en La Plata sin llegar a sus destinatarios.
“Durante cinco años, hasta 2014 contábamos con un camión que venía del norte a llevarse las cosas: la fundación de una tabacalera de la zona de Perico (Jujuy) que enviaba tabaco al puerto de Buenos Aires, nos mandaba luego el camión a La Plata, donde era cargado y llevaba las cosas hasta Jujuy y Formosa en su viaje de regreso. Pero en los últimos tiempos perdimos el contacto con la tabacalera y ya no tuvimos cómo trasladar las cosas, que las maestras y los médicos de Jujuy y Formosa nos piden, porque las necesitan. Mandamos cartas al Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y nos mandaron una sola vez un camión. Después de eso, desde 2014, no pudimos enviar más nada. Y estamos preocupados porque tenemos medicamentos donados que vencen en 2017”, indicaron a este diario miembros de Caesa.
Son 30 escuelas y cuatro hospitales (los de Abrapampa, La Quiaca, Humahuaca y Susques), los que esperan las donaciones en Jujuy. A ellos se suman 18 escuelas formoseñas y varias unidades sanitarias de esa provincia, según indican en Caesa.
“Hemos mandado cartas al ministerio de Desarrollo Social de la Nación y al ministerio de Educación de Jujuy, pero todavía no hemos obtenido respuesta. Algunos particulares nos ofrecieron vehículos, pero eran demasiado chicos. Hay que tener en cuenta que hay que trasladar más de 50 toneladas de donaciones y que para eso se necesita un camión muy grande”, indicaron en Caesa.
Los integrantes de la entidad pidieron también un presupuesto para saber cuánto les cobraban para trasladar todas las donaciones a sus destinos de Formosa y Jujuy.
“Nos cobraban 85.000 pesos y no estamos en condiciones de pagar esa suma”, dicen.
Mientras tanto, redoblan esfuerzos para mantener en condiciones las donaciones que provienen de donantes platenses, pero también de otros de Carhué, Pigüé, Tornquist y Espartillar, en el interior de la Provincia de Buenos Aires.
“No tenemos alimentos no perecederos, porque esos se piden cuando las donaciones están por salir y no llegamos a pedirlos. Pero sí tenemos medicamentos que se vencen en 2017, diez sillas de ruedas, una docena de andadores y una cantidad enorme de ropa de abrigo y útiles escolares que en el norte son tan esperados como necesarios”, afirman.
Según destacaron en Caesa, las donaciones que se recolectan tienen que ver con necesidades que surgen de encuestas realizadas en las zonas de destino de los artículos, generalmente comunidades carenciadas, con numerosas necesidades.
Mientras tanto, en el club del barrio Meridiano ya no hay lugar para seguir guardando las donaciones que no pueden ser enviadas al norte del país por la falta de un camión.
“Nosotros normalmente nos manejamos con un sector del club, pero ya no nos alcanza y ahora estamos usando el techo de otro sector, pero ni siquiera ahí nos queda lugar”, explican desde Caesa, cuyo teléfono en La Plata es el 4528802.
Mientras tanto, en el norte siguen esperando las donaciones reunidas por la entidad durante tres años.


Te puede interesar