Le ofrecieron trabajo como doméstica y le robaron a su bebé

DESTACADOS 02/09/2016 Por
La niña, de un año, fue rescatada. En el operativo incautaron cinco armas.
Policia-restituyo-bebe-secuestrada_CLAIMA20160902_0360_28
La Policía restituyó a la bebe que había sido secuestrada.

La historia circuló durante todo el día completamente dada vuelta. Fuentes oficiales informaron, a través de un comunicado, que habían detenido a "una falsa empleada doméstica que secuestraba menores". Los errores en la información no eran pasajeros: la empleada doméstica no era la secuestradora sino la joven a quien engañaron y a quien le robaron el bebé.
La historia se fue esclareciendo con el correr de las horas: el año pasado, una mujer llamada Sandra Castiñeira (49) viajó a Formosa y conoció a una chica que estaba embarazada. Durante el encuentro -según la denuncia de la chica- le ofreció viajar a Buenos Aires para trabajar como empleada doméstica en su casa de la calle Carlos Berg 2765, cerca del estadio de San Lorenzo. La chica aceptó y vino.
Sin embargo, cuando llegó el momento de parir, decidió volver a Formosa. La mujer no se resignó: otra vez viajó a esa provincia y volvió a convencerla para que regresara. La chica aceptó y regresó a Buenos Aires con T., la beba recién nacida. Pero a principios de este año, cuando la beba tenía unos 5 meses, comenzaron los conflictos laborales. La joven empleada entonces, le dijo a Castiñeira que quería volver a Formosa. "La mujer aceptó, le compró los pasajes y las llevó a Retiro. Pero cuando la chica estaba por subir al micro le sacó a la beba y se fue", informaron fuentes con acceso a la causa.
La chica, sin saber qué hacer, subió al micro e hizo la denuncia recién cuando llegó a General Belgrano, en Formosa. Desde allá solicitaron a la Policía Federal que hiciera inteligencia hasta encontrarla. La casa de la calle Berg estaba abandonada, por eso tardaron en dar con ellas. Pero esta semana lograron seguirla -iba en una Ford Ranger negra- hasta un barrio cerrado llamado "La Celia", en Ezeiza, un vecindario apacible, con calles de tierra y movimiento nulo, en el que parece fácil ocultar un delito: hay unas 160 viviendas y la mayoría son casas de "fin de semana". Es el barrio en el que vive Alejandro Granados, ex ministro de Seguridad bonaerense durante la gestión de Daniel Scioli y actual intendente de Ezeiza.
Castiñeira no sólo tenía a la nena, que el 16 de agosto cumplió un año, sino también cinco armas: "Una escopeta Zaffer de dos caños, un pistolón Safari con cartuchos colocados, una pistola marca Bersa, otra Baretta, y municiones", según el informe oficial. Además, tenía los documentos originales que probaban que T. no era su hija. La beba ya fue restituida a su madre pero la Justicia aún no decidió si dejará detenida a la mujer.


Te puede interesar