El periodista Varela decidió meterse a la arena política para “desenmascarar a los corruptos”

DESTACADOS 07/11/2016 Por
Ya tomó la decisión. Abandonará el micrófono y aprenderá a anudarse la corbata. “Hay un grupo empresario que hace tiempo me lo viene pidiendo, y como sus objetivos coinciden con los míos he decidido aceptarlo”, reveló.
hqdefault

“No importa si el lugar que finalmente ocupe sea el de concejal, diputado o senador; sea cual fuera el objetivo será el mismo: denunciar en que consiste este gran circo que se llama democracia. Los que están quieren seguir estando, los que no, se vuelven locos por llegar; en definitiva ambos bandos tienen el mismo propósito: la plata”. Con esta reflexión, tan directa como brutal, el conocido periodista radial Carlos Varela justificó la decisión que acaba de anunciar.
“Me meto de lleno a la política; no soy un salvados ni un superdotado; alguien tiene que tomar la posta realmente y contar, desde adentro, como es la cosa; la gente tiene que entender que todo esto es como un el circo romano, donde la gran mayoría tomaba parte de un espectáculo, donde el emperador finalmente dejaba expuesto su poder ordenando la vida o la muerte de quienes momentos antes se trababan a una lucha feroz”, parafraseó el locuaz comunicador, al que varias veces le cerraron su radio, la FM “La Corneta”. “Y es que lo que digo molesta y mucho”, justificó.
Frecuentemente convocado por Jorge Lanata cuando la estrella de PPT necesita materia prima de esta parte del país, Varela sabe el peso que tiene cada adjetivo que utiliza, más allá del valor objetivo de la palabra.
E incluso, hace algunos años, algún político aldeano con manos en la Justicia, le armó una causa apoyada en un delito extraño para confinarlo por espacio de varios meses en la alcaidía del barrio San Antonio. La libertad lo encontró más fuerte que nunca y con una lengua tan caliente que no había forma de callarlo.
“Por ahora trabajamos en la confección de un programa de trabajo, mientras vamos moldeando el espacio que me contendrá para armar la representatividad política y administrativa”, dijo, espontáneamente, como anticipándose al periodista y su intención.
“Este es un momento político brillante: por un lado Naidenoff y Buryaile se pelean para ver quién se queda con los seis radicales que quedan en Formosa; por el otro vienen los peronistas que están asustados por los cambios nacionales, pero ya saben que el que está no puede seguir estando”, analizó.
“Quiero ser la verdadera voz de los humildes, de los despojados y de todos quienes ya no creen en la política como herramienta de verdadero cambio”, tiró.
Verborrágico, frontal y dueño de un lenguaje entre limitado pero claro, Varela vuelve a sorprender; esta vez dándole una estocada de muerte a muchos de los que lo creían en el ocaso del estrellato en que su vida se convirtió desde que comenzó a desmenuzar a la política detrás de un micrófono.


Te puede interesar