Olivera alertó sobre un alarmante estado de abandono y vulnerabilidad del barrio Guadalupe

DESTACADOS 14/11/2016 Por
Imploró al Gobierno provincial a entregar las documentaciones de las unidades a sus propietarios y a “hacerse cargo de sus verdaderas responsabilidades como administrador del Estado.
received_1228964193833927

El concejal Fabián Olivera volvió a ocuparse del barrio Guadalupe y no sólo exigió que se establezca la “emergencia estructural” del barrio capitalino, sino que alertó sobre un “estado de cosas que pone en riesgo la vida misma de sus pobladores”.
Tras delinear “la presencia de todo tipo de problemas en materia de servicios e infraestructura”, confirmó un reciente incendio en uno de los departamentos que desembocó “en la muerte de una pobladora y de varias motocicletas”.
“Hace tiempo lo dije y hoy la reafirmo: existe una decisión oficial para que el barrio Guadalupe desaparezca; no entiendo de otra manera el estado de abandono en que permanece sumido. Todo creció alrededor, no sólo los barrios vecinos, sino lo que tiene que ver con la edificación de locales públicos, la pavimentación de calles, el estadio Cincuentenario, etcétera”, fundamentó.
“Se ha llegado a tal punto de deterioro, que en muchas torres hay problemas estructurales; en un número importante de casos se manifiestan en las escalinatas, lo que ya generó accidentes entre varios vecinos”, reveló.
“Las paredes lucen muy dañadas, con los efectos de agentes climáticos como la lluvia, el viento, el sol. Está claro que la falta de mantenimiento genera todo este cuadro”, agregó.
“Ni hablar de lo que ocurre con el agua potable y la energía eléctrica, con conexiones clandestinas y precarias; perdidas de las conexiones cloacales y pluviales con sus contenidos diseminados en varios lugares”, amplió.
“Este lugar debe ser una de las prioridades de la próxima gestión municipal; los vecinos no pueden seguir viviendo así, en medio del abandono, la desprotección, la inseguridad y la soledad”, reflexionó.
“Las autoridades, definitivamente, tienen que formalizar su relación con los pobladores del Guadalupe; deben explicarles que van a hacer con el lugar y que esperan de ellos mismos si, en definitiva, aspiran a recuperarlo de la profunda oscuridad en que ha caído hace muchos años”, consideró.
"Acabo de visitar la zona, convocado por decenas de vecinos y el cuadro es verdaderamente desesperante:  la gente vive traumada por el miedo a los ladrones y al peligro estructural de su propio hogar; esto no puede ser", criticó. “Hoy ya no queda tiempo para nada más, como tampoco calificativos para salir de este estado de cosas: el Gobierno provincial mira para otro lado cuando sabe que debe entregar las documentaciones de cada vivienda a sus verdaderos propietarios y a partir de ahí dedicarse a brindar los servicios que esa estructura y esa gente merecen”, apreció.

Te puede interesar