Carbajal culpó de la situación de los caminos a un ardid de empresarios vinculados con el Estado

DESTACADOS 30/11/2016 Por
“No hay mucho margen para la reflexión: acá hay una conducta deliberada para saquear al erario público, ejecutando obras completamente precarias donde el subsiguiente negocio es el arreglo del trabajo que la misma empresa hizo burlando elementales protocolos”, dijo.
IMG-20161112-WA0000
Esta camioneta se detuvo sobre un tramo ya desaparecido de la ruta 1.

El jefe de bancada del Frente Amplio Formoseño en la Legislatura provincial, Ricardo Carbajal volvió a opinar sobre la calidad de la obra pública en territorio formoseño, tras observar el estado de varios caminos en proceso de pavimentación algunos, y recientemente concluidos otros. “Creo en la directa responsabilidad oficial por la destrucción de rutas que se pavimentan”, advirtió. “Rutas provinciales del centro y sur formoseños son claro reflejo de cómo se maneja este Gobierno provincial, contratando empresas vinculadas con funcionarios y amigos para armonizar negociados varias veces millonarios, pero completamente precarios. En muchos casos uno cae en la directa conjetura de que el primer negocio es la obra en sí y, el segundo, volver a arreglar lo que lógicamente un pavimento en determinadas condiciones no puede resistir”, redondeó el parlamentario del radicalismo.
“Lo que ocurre sobre la ruta 9, en el tramo Bañaderos - Racedo Escobar es todo un símbolo de lo que digo; gran parte de la trocha derecha luce con gigantescas grietas ocasionadas por los camiones de la misma empresa que realiza la obra, mientras transitan acarreando el material que se necesita para avanzar con el trabajo”, reveló.
Sobre la ruta provincial 1, entre El Colorado y Villafañe, el escenario es más parecido a la superficie lunar que a una carretera terráquea: está completamente poceada, principalmente en los bordes, donde la cinta asfáltica luce muy deteriorada”, acotó en su descripción.
“Quiero detenerme en un aspecto que tiene que ver con las fiestas de fin de año y el comienzo de las vacaciones, que están muy cercanos; mucha gente estará regresando a Formosa, para reunirse con sus familiares y amigos, o por turismo; en muchísimos casos se trata de personas que hace tiempo no vuelven a su tierra o, directamente, que jamás vino a esta parte del país; entonces rutas como estas constituyen un peligro mortal, sobre todo conduc9iendo de noche y a gran velocidad: alguien tiene que asumir este estado de cosas”, advirtió.
“Un marco muy similar existe entre El Colorado y Mansilla, una obra bastante reciente y, también entre Pirané y El Espinillo”, agregó.
“Acá están involucradas empresas que la gente vincula a funcionarios públicos y si bien resulta complicado establecer con rigurosidad documentada si hay algo de asidero, resulta inevitable caer en la completa duda por la desidia que muestran las áreas de contralor y las mismas empresas ejecutando trabajos de tan mala calidad”, sostuvo.
“La mayoría de los profesionales que me asesora en la materia coincide en que se trata de obras ejecutadas sin cumplir los protocolos elementales, principalmente, el compactado del terreno”, contó.
“Entonces, están rutas están así por desidia de los empresarios o porque actúan en complicidad con funcionarios. Esto acá y en cualquier lugar del mundo se llama robar; pero para que, finalmente, todo esto prevalezca es inevitable la presencia del Estado, donde todo se piensa hasta la próxima elección”, planteó.

Te puede interesar