EN LA MIRA: LOS GOBERNADORES QUE EL GOBIERNO ACUSA DE "TRAIDORES"

DESTACADOS 13/12/2016 Por
Quiénes son los que trabaron el proyecto impulsado por el presidente Macri. La relación de los mandatarios con el Ejecutivo. Formosa, entre las cinco provincias.
gildo_mm.jpg_139456594
El presidente junto al gobernador Gildo Insfrán.

El debate por el impuesto a las Ganancias abrió una nueva grieta entre los gobernadores peronistas y la Casa Rosada. Si bien el Gobierno encontró el respaldo de varios mandatarios provinciales, hubo otros que decidieron - sorpresivamente, en algunos casos - acompañar la propuesta opositora que obtuvo media sanción en Diputados una semana atrás.
En el top five de los gobernadores que acompañaron el proyecto de ley impulsado por Sergio Massa, Axel Kicillof y Diego Bossio se encuentran los mandatarios de La Pampa, Tucumán, Chubut, Formosa y Santa Cruz. Las razones son múltiples y variadas. Pero en algunos casos, son llamativas. La iniciativa arribó al senado esta semana, donde hoy un sector de la oposición buscaría obtener dictamen en la comisión de Presupuesto para ser girada al recinto.
Las cinco provincias tienen dos aspectos en común: se comprometieron a cuidar el costo fiscal en los encuentros que mantuvieron con los ministros de Economía en el Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal, encabezado por Rogelio Frigerio y Alfonso Prat-Gay. Pero además, votaron el presupuesto, que afectaba unos 30 mil millones para Ganancias. Y ahora acompañan la reforma que implica unos 65 mil millones más.

TUCUMÁN
Se trata de uno de los casos más sorpresivos. El gobernador peronista Juan Manzur mantuvo durante el primer año de gestión un buen vínculo con la Casa Rosada. La organización de los festejos por el Bicentenario de la Independencia, que se llevaron a cabo en su provincia, fue clave para tejer un buen vínculo.
Pero además, fue una de las provincias más beneficiadas por la transferencia de fondos durante el 2016. Recibió al menos 548 millones de pesos que serán destinados a unas 10 mil obras públicas vinculadas a la construcción de viviendas y la urbanización. Por eso, la falta de acompañamiento desde la provincia sorprendió al Gobierno de Mauricio Macri.

LA PAMPA
En el caso de La Pampa, se trata de una provincia también peronista donde las relaciones no se encuentran en el mejor de los momentos. Es que los cruces vienen desde hace tiempo, por una disputa que existe entre el gobernador Carlos Verna y la provincia de Mendoza, por un proyecto hidroeléctrico.
El proyecto Portezuelo motivó el malestar del mandatario provincial, que mantuvo duras discusiones con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, pero también con Alfredo Cornejo, el mandatario de Mendoza, que pertenece a Cambiemos. Tiempo atrás, en una reunión, Verna explotó contra él, pero también contra María Eugenia Vidal, Alberto Weretilnek (Río Negro) y Omar Gutiérrez (Neuquén).
Desde entonces que la relación con el Gobierno no está en los mejores términos. Atrás quedaron las épocas en las que Verna decía que el presidente le “estaba cumpliendo” con las promesas hacia la provincia.

CHUBUT
El mandatario Mario Das Neves es otro de los casos que resultan más que llamativos. El gobernador de Chubut no solo decidió acompañar el proyecto de opositor, sino que además le salió al cruce al presidente cuando Macri criticó a Massa, por su postura respecto al proyecto aprobado en Diputados.
En el caso de Das Neves el rechazo a la propuesta del Ejecutivo es curioso. La provincia, una de las más importantes en términos petroleros, recibe millonarios subsidios para evitar conflictos gremiales en ese sector.
El rechazo de Das Neves a la iniciativa del macrismo quedó formalizado cuando días atrás criticó al Gobierno por querer “volver a operar la disciplina de la chequera”, en relación a los fondos que el Estado envía a las provincias. Durante el año, la provincia recibió millones de pesos por la devolución de los fondos coparticipables.

FORMOSA Y SANTA CRUZ
Las dos provincias son gobernadas por los mandatarios más cercanos al kirchnerismo. En el caso de Formosa, la diferencia entre el proyecto del Ejecutivo y el aprobado por la oposición en el Congreso es de $1.632 millones de pesos menos que quedarían en manos de la provincia. El gobernador formoseño, Gildo Insfrán, mantuvo una relación de coqueteo con el macrismo y con el Frente para la Victoria durante el año.
Insfrán fue otro de los mandatarios que jugó abiertamente contra el Gobierno en el debate del impuesto a las Ganancias. Pero no fue el único. También hizo lo propio la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, quien enfrenta un profundo déficit fiscal, que podría profundizarse con la nueva escala de Ganancias.
Es que con el proyecto del Gobierno la provincia resignaría 367 millones de pesos, mientras que con la iniciativa de opositora, esa cifra aumentaría a unos 1.038 millones. La provincia gobernada por Alicia Kirchner es una de las más complejas: no puede pagar los sueldos a término, no hay garantías para abonar el aguinaldo y ya hubo anuncios de medidas de fuerza.

Te puede interesar