Según UNICEF, Formosa tiene la mayor cantidad de niños y adolescentes con necesidades insatisfechas

DESTACADOS 25/01/2017 Por
El 20% de sus hogares son clasificados con NBI. Es mayor la crisis en aquellos hogares donde viven adolescentes. En la provincia fueron identificados 140.303 hogares, 27.683 son clasificados con esa condición, lo que representa un 19,7%.

Un informe oficial da cuenta de que el 18,6 % de la población de 10 a 19 años se encuentra en esta situación. Le siguen Chaco con el 27,7 % y Santiago del Estero con el 27,2%.
Tomando en cuenta los adolescentes entre 10 y 14 años, en Formosa están presentes en el 11,73% de esos hogares; en Misiones en el 11,64%; y en Santiago del Estero, 11,36%, y luego Chaco.
En el grupo de adolescentes entre 15 y 19 años, Formosa también está primera con 11,26%, Misiones la sigue con 10,86%, y después Chaco.
Las conclusiones fueron obtenidas por UNICEF a partir de los datos del Censo Poblacional del 2010.
El norte argentino tiene más población juvenil que el resto del país y registra los índices más elevados de NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas) para la población entre 10 y 19 años. Formosa lidera el índice de provincias peor posicionadas en un ranking difundido recientemente por Unicef y el Ministerio de Salud de la Nación.
Los datos ubican a la provincia en el primer lugar, con el 18,6% de los niños, niñas y adolescentes con necesidades insatisfechas sobre un total de 160 mil habitantes, de acuerdo al censo 2010.
La incidencia de la pobreza en esta franja poblacional fue medida mediante indicadores como: hacinamiento crítico (hogares con más de tres personas por cuarto); viviendas precarias (inmuebles que no son casas, departamentos o ranchos); condiciones sanitarias deficitarias (hogares en viviendas sin retrete); inasistencia escolar de niños de entre 6 y 12 años y capacidad de subsistencia (hogares con cuatro o más personas por cada miembro ocupado y con un jefe que tiene bajo nivel de instrucción).
De acuerdo con los datos analizados en el informe sobre la situación de la salud de los y las adolescentes que elaboraron ambos organismos, entre 2001 y 2010 la proporción de habitantes con NBI en Argentina se redujo sustancialmente, aunque este tipo de privaciones impacta en mayor medida en esta franja que en otros grupos de la población.
La recolección de datos en materia de niñez y adolescencia continúa siendo un desafío. Específicamente, falta información sobre pobreza infantil multidimensional y situaciones que demandan una protección especial como violencia, abuso o explotación, trabajo rural y niñez con discapacidad.

Te puede interesar