Dramático testimonio de una de las víctimas , vincula a funcionarios del IPV en la venta de viviendas

Uno de los estafados en la compra de una unidad reveló que durante la transacción, los operadores señalaban a funcionarios públicos en la entrega de las casas. “Se explayaban con total naturalidad, como conociendo al detalle y con frecuencia todos los aspectos administrativos”, aseguró.
16344317_10211762960538721_322020423_n
Miryan Mereles, que ahora luce un caballo mas claro, junto con su pareja, que también es sindicado como parte de la banda.

Un humilde repartidor de pan, tras consensuar con su mujer, se convirtió en una de las casi ochenta personas estafadas en la compra de viviendas que construye el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV).
“Yo hago reparto de pan y llevo también a la escuela; en el kiosco la que atiende me comento que hay una señora que si vos pagas, ella adquiere la vivienda y después seguís pagando la cuota. Ahí le comente a mi señora y decidimos vender nuestro auto, obvio era nuestro único capital, y cuando nos presentaron a Miryan Noemi Mereles primero yo dude. Ella me dijo que las casas son de dos plantas, cosa que no sabíamos; mira que a mí ya me habían jodido una vez con el mismo tema en el barrio Evita, pero ahí Mereles sonrió y me dijo: si ya sé que te paso y a mucha gente le paso lo mismo, pero esto es muy serio”. Hasta acá el testimonio, crudo, directo y brutal de Hernán Molina, padre de dos nenas y, con su mujer, presas de una de las forma de delincuencia más aterradoras y crueles porque no sólo se afecta lo material, sino que aniquila una ilusión que en Formosa muchas veces no se cumple, a lo largo de toda una vida. “Fue en ese momento, cuando ella nombro a una tal Tura, como para dar más crédito y seriedad al ofrecimiento”, agregó. Aunque Molina no lo dijo, tal vez por ignorancia o quizá por discreción, tal vez escuchando la identidad de la directora de Adjudicación y Control de Barrios del IPV, Lilian Tura.
“También forman parte de todo esto una mujer llamada Eliana Rotela, que ahora estaría en la ciudad de Lanús, provincia de Buenos Aires, y el marido o la pareja de la propia Mereles, Cesar Alfredo Maidana”. Sobre Maidana, dijo que pudo establecer por dichos del mismo hombre que estuvo viviendo en Italia y que aca tenía una constructora, e incluso que “ya participó o iba a participar de algunas licitaciones para la construcción de viviendas”, contó.
“Todos soñamos con la casa propia y esta gente jugo con los sentimientos de muchos formoseños; a veces de la impotencia y bronca lloro a escondido de mis hijitas; de corazón lo que más quiero es una solución; no me niego a pagar la cuota, es que íbamos a adquirir solo el ingreso a nuestro nombre y luego seguíamos pagando las respectivas cuotas como todos; era lo que pacto”, describió.
“Muchos de los estafados fuimos convocados a ver las viviendas y escuchábamos como tenían un manejo amplio de las cuestiones administrativas del IPV, e incluso mencionaban nombres de supuestos empleados”, indicó, tras una consulta. “Se explayaban con total naturalidad, como conociendo al detalle y con frecuencia todos los aspectos administrativos”, aseguró. "Por eso no descarto que quienes daban la cara, formen parte de una organización, cuyas cabezas tienen cargos públicos mucho mas importante", consideró.
“También dieron a conocer algunos apellidos de determinadas personas que ya fueron beneficiadas con estas gestiones; parece ser como que esta gente ponía la cara y que había otro que se encargaba de otras cosas”, conjeturó.
“Estamos reuniéndonos los afectados y nos damos cuenta que cada vez somos más, aunque el número de 80 es inamovible, así como que cada uno puso 50 mil, aunque se sabe que hay familias que pagaron hasta 80 mil”, aseguró Molina.
Y cerró: “La idea es ir a la Justicia, porque fuimos estafados, pero también los responsables del IPV tienen que poner la cara, porque todo es poco claro, pero donde resulta bien oscuro es en la participación de gente de esa institución”.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar