“Con hambre y sin agua no se puede hablar de un proyecto de provincia”, recriminó Olivera

DESTACADOS 05/02/2017 Por
“Es alarmante pero también angustiante comprobar como la realidad choca con el discurso mentiroso que viene de arriba, intentando mostrar lo que no existe, sólo para perpetuarse en el poder”, advirtió. “En el interior de Formosa hay gente que pasa días enteros sin comer”, dijo.
El video expone una charla entre Olivera y un aborigen de Las Lomitas sobre el día a día familiar.

El concejal capitalino, Fabián Olivera aseguró haber constatado que “mucha gente, incluyendo a niños, mujeres y anciano, viven hambrientos y no tienen ninguna posibilidad de revertir la situación en algunos lugares de nuestra provincia”.
El legislador acaba de visitar varias comunidades aborígenes y chacras del oeste provincial, además de barrios de Las Lomitas, donde se entrevistó con sus pobladores en su rol de miembro del grupo de trabajo de Ricardo Buryaile.
“Me reuní con simples vecinos, productores y aborígenes de La Bomba y otras comunidades del oeste, también estuve con gente de los barrios El Triángulo, Eva Perón y Lote 67, pertenecientes a la jurisdicción de Las Lomitas y el cuadro fue estremecedor”, consideró.
“El objetivo de esta recorrida fue hablar con la gente y hacer entrega de semillas para huertas familiares, pero me encontré con una realidad que choca con el discurso mentiroso que viene de arriba, intentando mostrar lo que no existe, sólo para perpetuarse en el poder”, advirtió.
“Hay chicos, familias enteras que no consumen leche hace mucho tiempo. Y cuando lo hacen es sólo porque acuden al comedor escolar; es decir que sólo pueden hacerlo durante el período escolar, pero no tienen la posibilidad de integrar el producto a una dieta que para cualquier persona en su etapa de crecimiento debiera ser normal, natural”, apreció.
“Pero lo mismo ocurre con la alimentación en general: de no ser lo que reciben en las escuelas, la alimentación se reduciría a la polenta que en muchos casos, es la comida tradicional, en el almuerzo o una cena”, añadió.
“Hay un escenario de abandono alarmante y muy penoso. Cuando hablaba de estas cuestiones intentando conocer al detalle cómo viven en estas comunidades, resultaba sencillo advertir la vergüenza y la frustración que la gente sentía para revelar su estado de necesidades”, reveló.
“Un escalón más abajo está lo que ocurre con el agua y el suministro de energía eléctrica, donde el abandono y el desinterés de las autoridades están igual de ausentes; entonces resulta inevitable reflexionar sobre el presente y futuro inmediatos de estas comunidades, porque sin esos recursos la condena es casi completa”, acusó Olivera.
“El Estado ha invertido cifras millonarias en esta parte del territorio para manejar los recursos hídricos naturales, pero uno puede comprobar rápidamente cual es el resultado: cientos de familias que no tienen el líquido vital para sus necesidades más elementales”, reflexionó. “Con la luz ocurre lo mismo, y quienes la tienen deben vivir más tiempo con el servicio interrumpido que activo”, explicó.
“En este estado de cosas quiero reivindicar el proyecto de Ricardo Buryaile, el político más importante de Formosa, en este mismo momento. Ricardo, tiene un proyecto que, a diferencia del otro, cobija a todos, apuntando a generar fuentes genuinas de trabajo, sin sangrar al Estado y aprovechando nuestros recursos naturales que siguen tan intactos como hace más de veinte años y mirando, sobre todo, a los sectores más vulnerables”, aseguró.

Te puede interesar