CADA VEZ MÁS ABIERTO Y FEROZ EL ENFRENTAMIENTO INTERNO DEL PJ FORMOSEÑO

DESTACADOS 09/02/2017 Por
Luego de décadas de hacer la vista gorda y ser cómplice del desastre ambiental y ecológico causado en el vaciadero municipal por el tratamiento de residuos de las sucesivas administraciones justicialistas, un repentino despertar y la brutal reacción formal y discursiva del oficialismo en contra del municipio capitalino. Como en todo fin colectivo, el proceso de putrefacción se origina adentro y termina dejando a la estructura en cientos de partes.
gildo2

Luego de cajonear durante doce años todas las denuncia que contra el irresponsable tratamiento de residuos se presentaron contra la gestión municipal de Fernando De Vido y el atentado ambiental que ello representaba, el seudo Defensor del Pueblo de la provincia José Leonardo Gialluca parece haberse despertado y descubierto lo que no vio y justificó durante años. Ahora, como impulsado por poderes supremos salió con los tacones de punta a atacar pública y frontalmente la ya suficientemente boicoteada gestión del Intendente también justicialista Jorge Jofré.
Nada de esto es casual; principista; inocente y menos desinteresado. Por el contrario responde a los inconfesables intereses de eternidad de impunidad y de atornillarse a poder del Jefe de Gabinete Antonio Emérito “Pomelo” Ferreira y varios Ministros que recrudece la interna del PJ-Frente Para La Victoria, y lo pone en la mira de todos los dardos al Ingeniero Jorge Jofré y a su gestión municipal, que ya supo ganarles las elecciones en la capital a "todos juntos".
Las estrategias de un sector del Gobierno provincial de esmerilarlo; boicoteralo, recortarle poder y retacearle recursos no dieron los resultados esperados, por el contrario su imagen en la consideración del votante justicialista, que en las últimas elecciones dejaron tercero al oficialista Frente Para La Victoria, se mantuvo y hoy supera holgadamente la intención de votos del propio Gildo Insfrán. Sin dudas, un problema gravísimo, en un partido verticalista donde a nadie le permiten tener vuelo propio.
Hacerle morder el polvo de la derrota, humillarlos electoralmente al 95% del gabinete de Gildo Insfrán y arrebatarles la Intendencia y varias concejalías de la Capital, era algo que no se iba a llevar de arriba, y sus consecuencias no iban a tardar en hacerse notar y en repercutir en la calidad de vida de los vecinos de la ciudad de Formosa.
Así sucesivamente fuimos testigos del recorte de recursos, del freno de obras municipales y de los financiamientos provinciales, de los palos en la rueda de los concejales de la 17 de Octubre y del domesticado Tribunal de Cuentas, además del deliberado acotamiento de funciones y atribuciones del Intendente municipal transferidos vía “comando de emergencia” o cualquier otro recurso, al entorno del topoderoso jefe de Gabinete Antonio Emérito “Pomelo” Ferreira, que integran los derrotados Fernando De Vido, Blanca Denis, Cacho García y López Guaimaz, entre otros tenebrosos personajes del Gildismo.
Así por ejemplo, entre otras cosas le sacaron el manejo de las estaciones de bombeo, el Comando de Emergencia de la ciudad, la distribución de los módulos habitacionales que sigue manejando Blanca Denis, la organización de los corsos barriales y le negaron el Paraíso de los Niños para organizar la Colonia de Vacaciones. Completito.
Ahora, acuciados por las encuestas internas, vienen frontal y desembozadamente a derruirlo para debilitarlo o persuadirlo de aceptar la candidatura a Senador Nacional en las próximas elecciones, como sacarlo elegantemente de intendencia municipal, para imponer como siempre quisieron un hombre más dócil y manejable que no represente ninguna competencia para nadie. La interna justicialista –sin dudas- recrudeció.

COMUNICADO OFICIAL                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         El Gobierno de la provincia informó que la Defensoría del Pueblo procedió en el día de ayer a llevar a cabo un exhaustivo relevamiento del vaciadero municipal ubicado en el barrio San Antonio, determinando la necesidad de que se normalice la situación.
De la tarea tomaron parte el ombudsman provincial, Jose Gialluca junto al representante de Defensoría del Pueblo de Nación en Formosa, Julio Néstor Santander y el asesor letrado, Alejandro Ballesteros, además del director de Gestión Ambiental de la Municipalidad, Heriberto Cáceres.
Desde el Organismo de la Constitución, se pudo constatar que “la actual gestión municipal no está haciendo un correcto tratamiento de los residuos domiciliarios, trabajando en forma desordenada y sin ninguna planificación, llegando inclusive con estas acciones a perjudicar gravemente a la Planta de Tratamiento de Residuos Patológicos que depende del ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia y la cual en este momento ve disminuido su posibilidad de funcionar correctamente, pues los camiones que transportan la basura domiciliaria la arrojan sobre la avenida Alicia Moreau de Justo que pasa al frente de la misma, habiéndose destruido alambrados y obstruido desagües desde hace meses”.
Gialluca también se reunió con varias personas que se encontraban dentro del predio del Vaciadero Municipal, y se dispuso pedir formalmente la intervención de las autoridades competentes, pues todas estas personas no pueden encontrarse asentadas en el lugar donde su integridad psicofísica permanece en constante peligro.
Por último, se interpuso una formal denuncia contra la Secretaria de Servicios Públicos de la Municipalidad y contra la Dirección de Gestión Ambiental a los que la Defensoría del Pueblo emplazó para que en el término perentorio de cinco días contados a partir de la recepción de la citada, normalicen el tratamiento de residuos domiciliarios, se abra para los vecinos la avenida antes mencionada y no se permita el asentamiento y tampoco el ingreso de personas que no pertenecen al Municipio dentro del vaciadero, caso contrario se iniciaran las acciones judiciales civiles y penales que correspondan.

Te puede interesar