EN EL CHORRO UN PUNTERO ES MÁS VALIOSO QUE EL SISTEMA PÚBLICO DE SALUD

DESTACADOS 22/03/2017
Lo que ocurre en el hospital del lugar es completamente impropio del sistema político que impera en el país. Todo está centrado en un directivo que maneja el establecimiento como propio, para lo cual claramente tiene un respaldo político que viene del más alto nivel de decisiones. Se rodea de familiares, amigos y socios de pésimos antecedentes y todo apunta a un sólo objetivo: el económico. Soberbia, arrogancia, desinterés social e hipocresía; un manejo oscuro de los recursos estatales.

Aunque hoy su identidad formal sea General Mosconi, una mayoría sigue conociéndola como El Chorro; distante unos 700 km de la capital provincial de los cuales casi 200 son de tierra, aunque cuando llueve se transforman en muchos más, tanto que para entrar o salir hay que sobrepasar una verdadera odisea.
Las temperaturas rondan entre 45 y 50 grados en verano. En el lugar, cohabitan aborígenes de la etnia wichí y criollos, la mayoría de localidades aledañas, de Salta y Corrientes, además de docentes que provienen de otras ciudades formoseñas. En total no llegan a los 2.000 seres humanos.
Se constituye en cabecera de departamento, no por tener mayor cantidad de habitantes, sino porque es la única localidad del departamento Ramón Lista que jurídicamente es reconocida como municipio. Está ubicada geográficamente al norte de la localidad de Ingeniero Juárez, a unos 120 km. de distancia de esa ciudad.
Basado en estadísticas publicadas y no publicadas del censo nacional del 2001 que llevó a cabo el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), un equipo de investigadores en geografía y demografía del Conicet, junto a seis universidades nacionales, elaboró un ranking de las ciudades con mejor calidad de vida. Entre los indicadores para realizar el estudio se analizaron los datos sobre mortalidad infantil, acceso a la educación y a la cobertura médica, las condiciones de las viviendas y los desastres que se sufren. El Chorro fue señalada como la población con peor calidad de vida, porque "el proceso histórico casi lo dejó al margen"

DONDE HAY UN DOCTOR
Tiene un “hospital”, donde el puntero político vale más que un médico. Y es por ello que es muy difícil que los galenos quieran prestar sus servicios en ese lugar. Los que están son denostados permanentemente por quienes su actual director, el odontólogo Fabián Rodríguez, puntero político de un actual diputado del poder de turno, quien junto con su esposa, la subsecretaria de Gestión de Establecimientos de los niveles I y II del Ministerio de Desarrollo Humano de Formosa, sostienen a este personaje autoritario, largamente sindicado como irrespetuoso, ordinario, hipócrita y artero, que se pasa dándole a los jueguitos con el teléfono, en su oficina con aire acondicionado, mientras que los dos consultorios médicos no cuentan con aire acondicionado. La temperatura ambiente en El Chorro alcanza los 50 grados. Tiene poco más de 30 años de edad y es integrante de una familia chorreña de pésimos antecedentes. Sus dos tíos se desenvuelven en el hospital: uno, Rubén Illesca, es una especie de director adjunto, de unos 50 años de edad, recientemente recibido de maestro, quien está en la oficina de la Dirección del Hospital haciendo la tarea escolar y todo lo relacionado con su venta de cosméticos. Cobra guardias. Meses atrás estaba a cargo de la administración del hospital y de la farmacia, hasta que Gendarmería Nacional en un procedimiento en la ruta nacional 81, incautó unas cajas de los productos que comercializa, llenas de medicamentos, pertenecientes a este Illesca, quien los estaba enviando hacia la capital formoseña en una camioneta. Por ese delito quedó imputado, y uno de los testigos que viajaba en el vehículo resultó ser el padre de una de las dos obstétricas del hospital, a quien le pagan guardias “extras” y la dejan a cargo de la dirección para cerrar su boca.
El Gobierno provincial silenció esa situación.
El otro tío del odontólogo Rodríguez es Jorge Illesca, quien da los turnos vespertinos en el hospital, de15:30 a 17, de lunes a viernes, cuando no está en uso de frecuente licencia; por sólo ese trabajo cobra sueldo y guardias. Es, además, propietario de la FM La Nueva Formosa, obtenida mediante acciones no exentas de sospechas. También puntero político por el oficialismo.
Así, el director del hospital tiene también otros agentes que constituyen su séquito de obsecuentes, quienes además cobran guardias que no realizan en ningún momento.
Todo el tiempo se burla especialmente de los aborígenes, ya que la lengua es su especialidad, pero el músculo no el idioma, y se maneja de manera hipócrita y artera hablando mal de todo su personal. “Podría esta incurriendo en incumplimiento de los deberes de funcionario público, debido a que no gestiona los medicamentos ni los insumos para el hospital, utiliza la ambulancia para otros fines, así como los vales de combustible”, observó una enfermera.

CONDUCTA PERSECUTORIA
Persigue a los valientes y solidarios médicos que se atreven a prestar sus servicios en esa comunidad tan necesitada de asistencia profesional, con total impunidad; les recorta las guardias, les complica las salidas para hacer uso de sus licencias, los persigue de todas formas, tanto que dos médicas muy queridas por su desempeño y entrega en la labor - Burgos y Ledesma - renunciaron al mismo tiempo y se fueron de la provincia, cansadas del maltrato del odontólogo.
Sin embargo, uno de los médicos, candidato a intendente en las pasadas elecciones goza de licencia ilimitada y prácticamente trabaja cinco días al mes y el resto permanece en la capital y en Clorinda, de donde es oriundo, con quien podría tener algún arreglo especial o pacto de contención mutua. De terror.
“Una cosa es contar y otra vivir la persecución de un muchacho que no posee valores ni códigos, ni el mínimo respeto hacia sí mismo ni hacia los demás, y que perjudica enormemente a la población. Tiene tremendo resentimiento, inexplicable, o tal vez sí, porque subvierte todos los valores. Actúa con total impunidad...”, describió la muchacha que habló con este medio.
La población observa con gran preocupación este escenario que cada no para de agravarse en un hospital, apenas un centro de salud deficiente por no contar con lo necesario para ser tratado dentro del otro nivel.
La misma gente del pueblo se queja de los Illesca pero no ae anima a denunciarlos porque temor y, además, porque están bien prendidos al poder político de turno.
Otra vez, El Chorro está a punto de quedarse sin médico porque la situación es insostenible. Y los únicos que pierden como siempre son los que menos tienen.
“Este puntero político desarrolla su accionar impune, negligente y expresa su más grave incumplimiento de los deberes de funcionario público puesto que no hay medicamentos en el hospital y por su persecución uno de los dos médicos está a punto de renunciar, lo que significa serio perjuicio para los habitantes de El Chorro, ya que el otro médico nunca está”, redondeó la mujer que pidió hablar con CuartoPoder, tras presentarse como vocera de casi todos sus compañeros.

Te puede interesar