EL DESORDEN ESTÁ ORDENADO EN LA AGROTECNICA DE LAGUNA BLANCA

DESTACADOS 26/03/2017
No siempre fue así, ya que por mucho tiempo fue no solo la pionera en la educación agropecuaria dentro del territorio provincial, sino que además se erigió en el orgullo de los lagunenses y de todos aquellos que han elegido cursar sus estudios en esta casa de estudios. Un director pintado que sólo está para cumplir órdenes políticas superiores que nada tiene que ver con los objetivos curriculares del establecimiento.
Ampliar
El ministro Zorrilla junto a Kunert.

En la Escuela Agrotécnica Provincial 1 “Combate de San Lorenzo”, de Laguna Blanca, nada de lo que se dice se concreta; en verdad ocurre exactamente de otra manera.
El deterioro institucional en que se encuentra inmersa esta escuela se remonta a unos cuantos años atrás, pero se profundizó hace aproximadamente unos cinco años, justamente con la designación de “directores normalizadores”, quienes no solo evitan la supuesta anormalidad, sino que dejaron a la escuela en una situación totalmente anormal, irregular, por decirlo de una manera elegante.
El ultimo director normalizador, que se encuentra en el ejercicio de dichas funciones, José Alfredo Kunert, fue designado en octubre de 2015, y recién asume sus funciones en marzo de 2016, en un acto presidido por el ministro de Educación, Alberto Zorrilla. Desde entonces Kunert no ha cumplido con ninguno de los compromisos que asumió en ese acto.
En este ciclo lectivo se inicia el tercer período de gestión de este veterinario correntino, y, entre otras cosas, jamás ha convocado, a una reunión de personal, como tampoco con los padres de los alumnos. Muchos de ellos, incluso los del curso superior, aún no lo conocen personalmente. Eso sí, permanentemente se reúne con el intendente municipal y con el delegado del Ministerio de Cultura y Educación para consultarles cómo resolver los problemas domésticos de la escuela que dirige; tal es así que, cuando algún padre se acerca a la escuela para conversar con el “director”, el personal que se encuentra en la escuela tiene que excusarlo diciendo: “está en reunión con el intendente o con el delegado”, y anteriormente: “está en Palo Santo”, donde se desempeñaba, de forma simultanea como delegado de un organismo nacional.
Una cuestión que merece no solo el análisis y el debate profundo, sino una verdadera y contundente medida, tiene que ver con la cantidad de días de clases que se perdieron durante el ciclo lectivo 2016, por razones “climáticas”, por “el mal estado de los caminos” que imposibilitó la asistencia de la mayoría de los alumnos que proviene de zonas rurales.
Pero también es cierto que el control de la permanencia en el establecimiento es un déficit de los últimos dos años, ya que los chicos llegan a la escuela, dan el presente al momento de la toma de asistencia y luego se retiran sin avisar y mucho menos pedir autorización. Esta situación se produce porque los alumnos, de los cursos superiores especialmente, arman grupos de Whatsapp con algunos profesores, quienes, por esta vía avisan a sus estudiantes, y no al director, que no asistirán a clases, situación que es aprovechada para faltar o retirarse en forma masiva.
Pero lo más grave tiene que ver con la falta de planificación y control por parte de la dirección, sobre todo en el sector técnico-didáctico-productivo. Hasta hace poco tiempo la escuela contaba con un importante plantel de ganado vacuno, tal es así que en el desayuno para los alumnos se utilizaba la leche ordeñada en el tambo propio. Ahora nada de eso se ve. Se cosechaba maíz para alimentar al ganado mayor y menor que se producía, y ahora a los cultivos le superan las malezas.
Nadie sabe a ciencia cierta cuál es el plan, el objetivo de la gestión del Kunert, ya que nunca convocó a la comunidad educativa de la escuela para exponerlas. La situación de la Escuela Agrotécnica de Laguna Blanca es tan grave y preocupante, que habría que pensar en un cambio urgente, por lo menos en la denominación de la misma. La que otrora se denominaba “Combate de San Lorenzo”, en la actualidad debería llamarse “Desastre de Cancha Rayada”.

Te puede interesar