El Gobierno sigue culpando al otro para no admitir sus limitaciones

PRIMERA PERSONA 29/03/2017 Por
El efecto de las redes sociales preocupa a Gildo Insfran. Su uso está desestabilizando su estructura de comunicación y surgen claros indicios de una nueva vieja imagen de todos estos años de unicato. Las elecciones de finales de año, seguramente, confirmaran esta realidad, donde el rol de la oposición permanece en segundo plano.
desventajas-redes-sociales-troll

El ministro de Gobierno, Jorge González, fue a Ingeniero Juárez para reconocer que “aparecen situaciones que generan preocupación en la comunidad y también repercusión en los medios”, al intentar dar una respuesta para entender las causas de las más frecuentes adicciones.
“Esto genera una carga de muchísima preocupación en los vecinos, y en esto las redes sociales intentan tener un rol de participación, pero se convierten en vehículos generadores de una campaña de tremenda psicosis, a partir de que tergiversan la realidad”, marcó.
Para el funcionario, los efectos de esa conducta “minimizan los hechos de violencia que tienen en las injusticias y las adicciones como las drogas y el alcohol, sobre todo, como verdaderos y principal disparadores”.
Cuando González dice que las redes sociales “tergiversan la realidad”, miente a sabiendas. Trata de imponer su mirada, porque la que viene de Facebook le resulta completamente incontrolable. Las redes sociales son un canal para el debate y para la conversación, y lo que al Gobierno provincial irrita es que tiene que escuchar, responder y analizar, con educación y respeto, las voces opuestas que surgen. Como su objetivo es imponer porque basa su principio político en el mandato de la mayoría, ignorando al resto, debe lidiar en un terreno que le resulta resbaladizo y plagado de discursos que rechaza y que lo sobrepasa. Con esta conducta, al mismo tiempo, relativiza la capacidad y la formación de las personas, porque sólo considera inferior o incapaz a los gobernados; una secuencia más de la soberbia y la arrogancia con que se administra la cosa pública en Formosa.
Las redes terminan de enterrar el vetusto concepto de masa, donde miles de personas podían ser arrastradas de las narices sólo porque un funcionario así lo determinó. Hoy, el mismo funcionario es escuchado, visto y analizado a través de decenas de canales, los que a su vez, tienen millones de receptores. Ese mecanismo actúa como natural filtro. Surge, entonces, la visión directa, sin presiones, del que está detrás de la computadora o del celular. El ministro no puede controlarlo y se frustra.
Aunque definidos todavía como medios alternativos, los canales de comunicación a través de la web ya demostraron tener un poder político mayor que algunos tradicionales. El Gobierno provincial sólo reconoce méritos comunicacionales a La Mañana”, porque sigue viendo al medio gráfico decano como al de hace 30 años; lo mide por el no siempre preciso número de ejemplares vendidos o por lo atractivo de su portada. Es incapaz de analizar profesionalmente los efectos discursivos del medio, que deben tamizarse no por su mensaje directo, sino por lo que calla, deliberadamente.
Las redes le dan al ciudadano la posibilidad de estar permanentemente juzgando y afirman al ciudadano en un rol estelar, que los funcionarios locales no visualizan.
Las redes sirven para que la ciudadanía logre una influencia independiente; hay que empezar a entenderlas como un espacio público que es ocupado por datos. Los espacios públicos son de quienes los ocupan.
Logran modificar lo real, aunque cuando lo hacen ya es otro fenómeno; vienen a sustituir al que vive privilegiando el sentido de la vista como medio de información. El que está en las redes vuelve a valorar la escritura aunque sea breve, vuelve a comunicarse; se recupera la condición de la comunicación.

Te puede interesar