“Me dejaron manco”, alertó un conocido docente de Palo Santo, cuya carpintería fue asalta por cuarta vez

LOCALES 24/04/2017 Por
Esta vez ya no quiso radicar la denuncia. “Para qué, lo hice antes y jamás sirvió de nada”, espetó, entre frustrado y apenado. Pidió ayuda a sus amigos y conocidos de Facebook para recuperar el botín, compuesto exclusivamente con herramientas de trabajo.
18051888_1589330104450662_824953215_n
En recuadro, Arguello y sus alumnos. Las imágenes amplias muestran la carpintería y el armario violentado.

Gualberto Arguello es un conocido vecino de Palo Santo. Ingeniero, docente en el colegio secundario del pueblo y propietario de una carpintería, como tantas que existen en este pueblo de madereros y gente de trabajo. Hace unas noches, desconocidos ingresaron a su carpintería y tras forzar un potente candado se apoderaron de muchas herramientas que utiliza diariamente en las tareas propias de esa actividad.
“Me dejaron manco; las herramientas eran una prolongación de mis manos”, escribió en su cuenta de Facebook, en una rigurosa síntesis de la experiencia vivida y de las sensaciones más profundas.
“Además de robarme muchas herramientas, me obligaron a gastar una considerable suma de dinero en un sistema de cámaras de seguridad con visión infrarroja, para el caso de que haya oscuridad, conectadas a través de internet a la alarma de mi celular”, explicó, tras confesar que es "la cuarta vez que paso por esta experiencia, en los dos últimos años". Empero, sorprendió al revelar que "ya no voy a denunciar" el hecho. "Para qué", se interrogó, instalando el claro silencio que suele utilizarse para reprochar la falta de respuestas de las autoridades para resolver este tipo de casos.
“Con respecto a las herramientas que me robaron, solicito la colaboración de los vecinos y de mis amigos de internet (y de algún policía si de casualidad me estuviera leyendo) en materia de información para determinar dónde están y quien las tiene”, añadió.
“Además de una interesante propina, prometo igualmente absoluta confidencialidad”, prometió.
A Gualberto le robaron decenas llaves de boca, estriadas y tubos; mango de llaves tubos; pinza; tenaza; llave Stilson; escofina; lima plan y de media caña; cinta métrica; mazo; una Freza de Widia para ranurar; llave francesa grande; mechas de escoplear; serrucho, y algunos objetos más de menor valor.
“Los autores del hecho, si son los que yo creo, con abundante motivos supongo, no serían nuevo en este tipo de actividades, sino que ya tendrían antecedentes en la comisión de este tipo de actividades y algunos de ellos podrían ser poseedores de lo que en psicología se denomina personalidad con componentes cleptomaníacos", descifró, dejando un claro mensaje a las autoridades y recordando el rol que les cabe.
“Espero, si dispone de información interesante, y cuento con la colaboración de mis amigos de Facebook”, planteó, esperanzado de recuperar sus herramientas de trabajo que valuó en unos 4.000 pesos.

Te puede interesar