La falta de billetes de grandes cifras dificultó la disponibilidad en los cajeros del Formosa

LOCALES 06/05/2017
“Desde hace algunas semanas desaparecieron los de 500 y 200 pesos; en algunos casos rea-provisionamos nuestros equipos hasta seis veces por día; estamos muy al tanto de que aun así no se alcanza a cubrir la demanda que existieron esos días”, admitió un funcionario de la entidad crediticia.

La andanada de reproches contra el Banco de Formosa SA por la falta de billetes en los cajeros automáticos dispuestos en distintos puntos de la ciudad es parte del reciente pasado.
El escenario vino a plantearse en coincidencia con el pago de sueldos a los empleados de la administración pública provincial que esta vez apareció reaprovisionado con el 20% de aumento otorgado por las autoridades provinciales y otro porcentaje idéntico de arrastre del mes de marzo. Una especie de mini-aguinaldo, fue tildado por muchos ese incremento que se pagó con los salarios del mes de abril.
Pero además, coincidió con el feriado del primer día de mayo por el Día del Trabajador.
Todo este esquema no hizo más que incrementar a números infrecuentes la necesidad de billetes de los formoseños, que, estoicos, hicieron largas colas para hacerse de los billetes.
Entre domingo, lunes y martes últimos el malestar por la falta de billetes en los cajeros fue el denominador común en las calles capitalinas.
“Desde hace algunas semanas desaparecieron los billetes de 500 y 200 pesos y como la demanda por el pago de los sueldos fue muy alta nos encontramos con esta situación que intentamos subsanar con rapidez reaprovisionando los cajeros hasta seis veces por día”, reveló un ejecutivo de la entidad crediticia.
“Estuvimos muy al tanto de que aun así no se alcanzaba a cubrir la demanda, pero también debe entenderse que hay un límite que escapa a la posibilidad de respuesta humana”, planteó.
“Este de la desaparición de billetes de alta nomenclatura es un fenómeno que se da con cierta frecuencia y forma parte de un circuito financiero que no depende de nosotros”, amplió.
“En Formosa se da también un fenómeno cultural que es la avidez por tener los billetes en los bolsillos, cuando en gran parte del país lo más frecuente es el uso de tarjetas, por su funcionalidad y seguridad”, sostuvo.
Aunque el informante no lo dijo, las largas colas frente a los cajeros muchas horas previas a la fecha señalada para el arranque de los pagos también forma parte de una conducta consuetudinaria de miles de formoseños que siguen desdeñando el plástico y continúan aferrándose a los billetes.

Te puede interesar