UN NUEVO ABANDONO DEL ESTADO, VUELVE A GOLPEAR A LOS BANANEROS DE FORMOSA

LOCALES 14/05/2017
Se proyecta una cosecha cercana a 1.5 millones de cajas, cada una de las cuales contiene 22 kilos de la fruta. La producción extraordinaria de esta temporada choca con los problemas de siempre, mientras persiste y se profundiza el desinterés y la incompetencia de las autoridades, nacionales sobre todo. Los campesinos se preparan para resistir una nueva frustración.

“De grave y angustiante”, definió a la situación de la bananera formoseña, la filial Laguna Naineck de la Federación Agraria Argentina, para quien “miles de kilos de la fruta comienzan a madurarse en las chacras; la ansiedad y la desesperación de querer vender la fruta empiezan a ser una constante en la vida diaria de cientos de familias de pequeños productores”.
“Como viene sucediendo en los últimos 17 años, en plena cosecha local, nos vemos afectados por el ingreso masivo de bananas extranjeras y bajos precios”, fundamentó el sector en un durísimo documento que suscriben el director regional de FAA, Pánfilo Ayala, y el presidente de la organización en Formosa, Eliodoro Lezcano.
Destacaron que el cuadro se da “a pesar de presentar de forma reiterada año a año, al Estado provincial y nacional, propuestas concretas que permitirían superar el problema estructural que tiene nuestra actividad”.
“Es insostenible seguir viviendo, cada año, en una incertidumbre productiva y en constante zozobra en plena cosecha”, reafirmaron los dirigentes.
“Durante 17 años no pudimos lograr sensibilizar a los funcionarios con nuestras propuestas históricas de la compra pública; una planta procesadora de fruta para dar valor agregado en origen al producto; cupo al ingreso de banana extranjera en época de la cosecha local; la creación de un fondo nacional bananero para superar situaciones como la que estamos viviendo cada año”, enumeraron al recordar algunas de las propuestas efectuadas. “Las expresiones de acompañamiento de los funcionarios terminan siendo meras expresiones, vacías de concesiones”, reprocharon, atacando principalmente a la administración nacional, representada ahora por la cercana presencia del ministro nacional de Agroindustria, el formoseño Ricardo Buryaile.
“Luego de varias reuniones con el ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile, fuimos derivado con el delegado de Agricultura Familiar de Formosa, Raúl de la Tabla y su equipo para avanzar en lo que iba ser una futura compra publica de la banana local; incluso se avanzó con una cooperativa de la zona para canalizar los 8 millones de pesos que fue anunciado por el propio Buryaile como crédito para financiar la futura operatoria comercial, con quienes también hemos realizado varias reuniones diagramando dicha posible ejecución comercial”, precisó el documento de FAA Naineck.
“Luego del intenso trabajo conjunto con nuestra entidad, inexplicablemente de forma sorpresiva hace 30 días, estos funcionarios de Agricultura Familiar dejaron de contactarse con nosotros, en pleno inicio de la cosecha de nuestra fruta nos dejaron plantados”, revelaron. “La actitud deja en claro un Estado incapaz de encontrar la solución a nuestro problema, o lo más doloroso aun no tener el deseo de atender nuestras propuestas”, consideraron.
“Apenas después de haber digerido la campaña negativa del año pasado, en el mes de setiembre del 2016 hemos escuchado en nuestra localidad (IPAF NEA) la esperanzadora promesa del ministro Buryaile que dispondría de todos los recursos a su alcance para dar solución a nuestro histórico reclamo; desde aquel momento a esta fecha mantuvimos viva la esperanza de que lo hablado se concretaría con hechos, pero lamentablemente después de ocho meses nos encontramos sin nada a favor nuestro”, insistieron.
Para los bananeros, “en este momento nuestra situación es grave y angustiante porque se acrecienta la oferta de nuestra producción y paralelamente ante este escenario cae bruscamente la demanda de nuestra fruta acompañado del fantasma de bajos precios”.
“Miles de kilogramos de bananas comienzan a madurarse en las chacras; la ansiedad y la desesperación de querer vender la fruta empiezan a ser una constante en la vida diaria de cientos de familias de pequeños productores”, admitieron, al exhibir con crudeza el actual panorama de la fruta y los productores.
“Las proyecciones de oferta de fruta rondaran los 330 mil cajas con 22 kilos de banana cada una durante este mes de mayo; se repetirían los mismos números en junio y julio; para agosto rondaría las 150 mil cajas y para setiembre las 80 mil cajas”, plantearon, con frustración y angustia.

Te puede interesar