Aseguran que el ministro Ibañez actuó como “buchón” y "colaborador" de la última dictadura en Formosa

LOCALES 21/05/2017 Por
Lo acusan de haber sido “un espía de baja monta” y que por temor aceptó la tarea. “Siempre estaba sentado en los bares que en esa época existían en las esquinas de 25 de Mayo y Moreno, en ambos lados”, aseguró un conocido periodista, tras acceder a datos reservados, según confesó a este medio.
Ministro-Ibañez

Los archivos de inteligencia del ejército argentino revelaron que el funcionario de Gildo Insfran “vendió a decenas de compañeros” durante la última dictadura militar donde se desempeñó como encubierto cumpliendo tareas de espionaje para el tristemente célebre excapitán Domingo Linares.
La brutal acusación fue lanzada por el periodista Carlos Varela, quien sin rodeos y coherente con su estilo frontal y confrontativo dio detalles de la especie. “Ni bien llegó a Formosa, procedente de Santa Fe desde donde prácticamente huyó, ya dio muestras de ser un abogado de poca monta y lleno de temores”, contextualizó.
“Se puso bajo el mando del excapitán Domínguez Linares, imputado de tormentos agravados y asociación ilícita”, y que fue enjuiciado por delitos de lesa humanidad junto con el exgobernador Colombo”.
“Ese Linares se desempeñó como asesor legal del último gobierno dictatorial de Formosa, una verdadera estrella del Terrorismo de Estado desde el golpe de 1976 hasta 1980/81; operaba como vínculo entre el poder político y el poder militar, nexo institucional entre el PEP y el Poder Judicial; mentor ideológico y directo beneficiario de la mercantilización del Terrorismo de Estado e instrumentador de la industria de la subversión, responsable de cientos de exoneraciones de empleados públicos por causas políticas y/o gremiales de la Ley de Prescindibilidad”, enumeró Varela al identificar a quien presentó como el jefe del ministro de Gildo Insfran.
“Ibañez se sentaba a tomar café en Ser San o en las cafeterías de esos años ubicadas donde hoy están Cascote e Il Viale, en Moreno y 25 de Mayo; ahí se enteraba de todo el puterío de la época y después mandaba al matadero a los formoseños a quienes el presentaba ante Linares, como contrarios a las autoridades de la época”, reveló.
“Uno de los más conocidos gremialistas del Gobierno provincial que en ese momento trabajaba como mozo también tenía una participación destacada como buchón, aunque en su caso siguiendo lineamientos de Ibañez; el también habría grande las orejas para enterarse lo que hablaban los comensales y después trasladar los datos al hoy ministro que se muestra altruista y honesto”, amplió.
“Esta información que aporto pude extraerla de archivos reservados que maneja la sección de inteligencia del Ejército argentino, con sede en nuestra ciudad. Me gustaría ser citado por algún fiscal o juez para dar precisiones de lo que digo y así desenmascarar a verdaderos genocidas que aún viven entre nosotros y que, como en este caso, se muestran respetables, honorables y llenos de arrogancia y orgullo, cuando en verdad conservan en alguna parte el recuerdo de cientos de formoseños que fallecieron y sometidos a brutales castigos y vejaciones sólo porque alguien los presentó con ideas distintas a las que perseguían los militares de ese tiempo”, reafirmó.
“Considero que este personaje que supo escudarse en el mundillo político para zafar de sus actividades en todos estos años, muchas de las cuales están teñidas de rojo, debe ser llevado ante un juez e investigado por delitos de lesa humanidad”, planteó.

Te puede interesar