Por gruesas divergencias en el reparto, la alianza opositora reafirmó su unidad, pero con dos partidos menos

LOCALES 10/06/2017
Aunque el radicalismo intente responsabilizar a diferencias de posturas en la nueva identidad del grupo para justificar el escape, para los sectores que esta vez le escaparon al acuerdo, el fondo tuvo que ver con compromisos previos incumplidos y la falta de garantías para definir ahora mismo como quedaran integradas las listas con miras a las elecciones de octubre. Notan pocas esperanzas para el regreso, cuando se definan los espacios locales.

Finalmente ayer en la sede de la Unión Cívica Radical de Formosa, diversas fuerzas políticas firmaron el acuerdo de un frente electoral denominado. Se llamará Frente Amplio Formoseño-Cambiemos y está conformado por la Unión Cívica Radical (UCR)l; Pro (Propuesta Republicana); Movimiento de Integración y Desarrollo; el partido de Acción Nativa, Autonomista y el Partido Fe.
La alianza que busca hace varios años destronar al Gildismo esta vez no logró hacer pie en las negociaciones y se quedó sin el principal aliado de las últimas elecciones: el Frente Renovador que nuclea a todo el peronismo disidente al oficialismo provincial.
“Se llegó a esta conformación tras una larga conversación de todos los partidos políticos de la oposición en Formosa”, apreció el titular provincial de la UCR, Juan Carlos Amarilla.
“La idea era que todos los partidos de la oposición nos agrupemos privilegiando más que nada a Formosa, pensando en una nueva construcción de una alternativa local , esa era la premisa fundamental y hubo en ese sentido una apertura enorme por parte de las fuerzas que integran Cambiemos, estoy hablando concretamente del PRO y la UCR; digo esto porque ha habido un acto de generosidad y a nosotros mismos se nos hizo difícil pero era justamente para demostrar una actitud de mucha apertura y por eso ofrecimos incluso la posibilidad de que el frente que conformemos se llame Frente Renovador Socialista Cambemos, porque eran las fuerzas nacionales que mostraban su desacuerdo con la denominación Cambiemos", tiró el dirigente, evitando referirse al fondo de las negociaciones.
"Lo que hemos demostrado al tomar la decisión entre todos los partidos políticos de que encabece la alianza el Frente Renovador Socialista para demostrar claramente que nuestra postura para la conformación de un frente alternativo en Formosa va más allá de una cuestión de nombres, sino que es todo lo contrario, queremos conformar una opción en Formosa; esto finalmente por los lineamientos nacionales no pudo suceder: el Frente Renovador y el Partido Socialista resolvieron no firmar este acuerdo y nosotros respetamos esa decisión”, abundó.
“También quiero dejar en manifiesto siendo totalmente sincero con lo que me han expresado los dos partidos, que ambas fuerzas políticas están abiertas al diálogo para los cargos provinciales, es decir, para dentro de un mes y medio", redondeó.
A continuación, quien hizo uso de la palabra fue el presidente del PRO- Formosa, José Luis Pignocchi. "Jamás pensé que iba a estrenar el cargo del PRO en estas circunstancias porque hace pocos días me tocó asumir ese rol y no lo pensaba porque no creía que podía llegar a tener esta satisfacción inmensa de estrenarlo en una reunión como esta donde estamos dando testimonio a la conformación una vez más de un frente para el ejercicio de la oposición democrática y por sobre todas las cosas republicanas en Formosa", sostuvo, emocionado el exjuez provincial.
Y continuó: "Creo que una vez más este intento reafirma nuestra convicción, nuestra postura asumida en ese ejercicio de la oposición democrática que venimos con muchas dificultades ejerciendo en la provincia".

CUESTIONES PROFUNDAS
Entretanto, referentes del FR y del Socialismo optaron por no referirse directamente a las razones del quiebre, pero plantearon que las disidencias “no pasaron por los nombres”, sino que “de nuevo quisieron llevarnos de las narices, como hace dos años, y negociar los espacios de poder cuando todo ya fue resuelto y nuestra capacidad se vea mucho más vulnerable”, admitieron dirigentes de ambos sectores que hablaron con este medio.
Sobre la posibilidad de un acuerdo con miras al armado provincial, se mostraron relajados y consideraron que “no hay una franca apertura para trabajar hacia el objetivo de máxima; existe mucho más interés en capturar la mayor parte de la torta apelando al amiguismo y a los familiares, antes que a la capacidad, la militancia y a la formación dirigencial; así todo es casi imposible”, sostuvieron.

Te puede interesar