Desesperado reclamo de estudiantes de Lugones que hace casi ocho años esperan la restitución del local escolar

LOCALES 14/06/2017
Decenas de jóvenes del pueblo armaron una ruidosa movida frente al imponente edificio, que permanece completamente cerrado. Armados con carteles y afiches y luciendo la tradicional ropa de su colegio, reclamaron la rehabilitación del lugar al que esperan hace casi tres años, cuando concluyeron los trabajos para recuperarlo.

La diputada provincial Noelia Luna tomó la posta del pedido de los chicos a propuesta de ellos mismos, porque “tenemos temor a algún tipo de represalias”, según admitiera la propia legisladora, al confesar la sensación de los adolescentes.
“En las próximas horas voy a hacer un pedido formal concreto para entender porque no se entrega el edificio, sede de la Escuela Provincial de Educación Secundaria 40 de Fortin Lugones”, adelantó
El nuevo edificio está terminado hace casi tres años, pero el Gobierno provincial, reeditando una consuetudinaria conducta, prefiere que los efectos del paso del tiempo y de la naturaleza erosionen la millonaria inversión pública antes que un numeroso grupo de jóvenes utilice las instalaciones para su propia formación”, dijo la legisladora radical del Frente Amplio Formoseño
“Vale la pena mencionar también el abandono y el estado desastroso de las calles de esta localidad, como también el apriete por parte del intendente y su gente para que el reclamo estudiantil cese de inmediato”, reveló.
“Hace ocho años aproximadamente este colegio se comenzó a refaccionar y hace unos tres años está terminada la obra, pero al no entregarse el edificio se va deteriorando, porque no hay nadie ahí”, describió.
“Cada vez que los chicos reclamaban la respuesta era que faltaba hacer algunos arreglos; por ejemplo pintura y cosas que iban estropeando con el tiempo”, agregó.
“Ante este cuadro, los estudiantes esperaban que se hagan estos arreglos, pero jamás los hacían; entonces reunían firmas y enviaban cartas al Ministerio de Educación, pero jamás tuvieron respuesta alguna; siempre era el tradicional ya se va a entregar. Incluso dieron una fecha estimada, pero cuando se acercaba ese momento volvían a cambiarla y así hace como dos años, que vienen haciendo eso. Y bueno, ahora decidieron hacer la protesta y esperamos que se haga viral y que se los escuche con responsabilidad”, enfatizó.
Hoy, los estudiantes asisten a clases en una escuela primaria, la EPEP 83. “Las condiciones son horribles: las sillas están rotas, varios chicos tienen que traer sillas desde sus casas porque no hay donde sentarse, al igual que con las mesas que no siempre alcanzan para todos los alumnos”, describió, al referirse al establecimiento que reempalza al colegio.
“Muchas veces debieron retirarse de clase porque no tenían donde sentarnos ni donde escribir; cuando hace calor es insoportable estar en los salones porque no todos los ventiladores funcionan. La verdad es que las condiciones son lamentables; en los baños de las chicas no hay inodoros, en las canillas no hay agua… es horrible”, reafirmó.

Te puede interesar