Conocido apellido político sigue ofreciendo un tenebroso servicio de Internet bajo un esquema de precio usurario

LOCALES 18/06/2017 Por
Se trata de una firma vinculada a un reconocido diputado provincial oficialista, Armando Felipe Cabrera. Fuertes lazos con el poder político le permite ser proveedora de varias áreas del Estado, como escuelas juzgados y municipios. A la hora de facturar, sus contadores usan tecnología de punta, tan veloz que los números se disparan brutalmente.
montaje boca roja

El diputado Armando Felipe Cabrera, siempre fue empleado público: primero asesor, después diputado vitalicio, y ahora maneja desde arriba a Boca Roja SA, una empresa que maneja millones de pesos, contrata con el Estado, en casi todas sus áreas y poderes; pero a un servicio altamente deficiente le agrega un precio altísimo, con fuertes sobrecargas si los pagos se hacen fuera de un cortísimo tiempo de diferencia entre cada fecha.
Por escritura pública de fecha 20 de abril de 2010, el diputado Cabrera y sus hijos Armando Javier Cabrera, por entonces de 24 años de edad, Armando Sebastián Cabrera, de 21, y Rocío Lucila Cabrera, de 26 años, constituyeron una sociedad denominada Boca Roja SA.
El rubro principal dela firma es la provisión del servicio de Internet. Empezó con instalaciones en Formosa e Ibarreta, donde tuvo sus primeros abonados, pero en poco tiempo se expandió, cubriendo la geografía provincial y también la zona norte de Chaco y Corrientes, convirtiéndose en un emprendimiento millonario. Por supuesto que el capital inicial lo puso el parlamentario, también apoderado histórico del PJ, porque sus hijos eran unos jóvenes sin recursos propios.
Boca Roja tiene sede central en España 66, oficinas 8 y 10, planta baja, en la misma dirección donde funciona la Radio FM Capricornio 97.5, cuya propiedad es del propio Cabrera y de su hermana Margarita Enriqueta (Marika), según su concuñado Guillermo Esteban Montero, que administró la radio por más de 10 años y luego lo denunció por estafa.
Por supuesto, que es ilegal que Boca Roja establezca contratos con el gobierno de Formosa, conjeturándose que la empresa utiliza el tendido de fibra óptica propiedad del Estado provincial, beneficiándose de una inversión millonaria hecha con dinero público. Esto es claramente contrario a la ley, como también facturar a reparticiones estatales la provisión del servicio de Internet, como nos consta que hace Boca Roja.
La empresa de los Cabrera empezó a prestar servicio de Internt en 2011, en la zona de Formosa Capital e Ibarreta, y en poco tiempo se extendió a las localidades de Pirané, Palo Santo, Ibarreta, Estanislao del Campo, Potrero Norte, Fontana, San Hilario, Las Lomitas, Pozo del Tigre, Villa Dos Trece, El Colorado, Herradura, Mansilla, Villafañe, Laishi, Villa Escolar, Gran Guardia y Mariano Boedo.
En Chaco, Boca Roja tiene abonados a su servicio de Internet en las localidades de Gral. San Martín, Presidencia Roca, Pampa del Indio, Las Palmas y La Leonesa.
Los sucesivos incrementos del capital social demuestran el progreso de Boca Roja SA; en abril de 2010 el capital inicial era de 100 mil pesos; luego aumentó a $ 500 mil, y en diciembre de 2011 a $ 800 mil; pocos meses después, el 30 de abril de 2012, aumentó a un millón cuatrocientos mil.

HORRIBLE Y CARISIMO
El servicio que presta Boca Roja es frecuentemente criticado por cientos de usuarios que se ven obligados a contratar la prestación porque no cuentan con una alternativa en los barrios donde habitan.
Los días de lluvias o vientos, las computadoras se quedan sin Internet y, en muchísimos casos, hay que esperar varios días la reposición, para lo cual, inexorablemente hay que llamar. Y esperar.
Cobra y aumenta el servicio cuando quiere y dispone de una tenebroso esquema de recupero de sus finanzas, cuando el usuario no paga antes del 10 de cada mes.
Un caso testigo que contrató el servicio a principios de año así lo justica. La factura indica para el mes de enero un pago regular de 669,87 pesos, pero si la disponibilidad dineraria será para después del 10 tendrá que poner 699,87. Y si la demora va más allá del 16, Boca Roja le exigirá 799,87. En menos de una suma los intereses se escaparon en casi 30 por ciento. Pura especulación.
En marzo el mismo cliente recibió su factura con este esquema: 01/03/17 – $743; 10/03/17 – $773; 15/03/17 – $873. Es decir que si para antes del 10 de marzo, este cliente no tenía los 743 pesos, el servicio volaría a más de 150 pesos, lo que representa también poco más de 30 por ciento. Además, entre enero y marzo, registró un aumento de 70 pesos la prestación, cuando el circuito inflacionario oficial de la época no alcanzó al 5 por ciento.
Finalmente, ahora la factura de junio vino con estos valores: 01/06/17 – $787; 10/06/17 – $817; y 16/06/17 – $917.                                                                                                                                                                                              Otras empresas ofrecen en el medio mayor capacidad operativa y reconocida calidad de servicio a menos de 500 pesos a través del sistema de wi fi con el que pueden vincularse varias terminales, mientras que con Boca Roja solo una computadora.
Entre las groseras exigencias que plantean en sus oficinas, Boca Roja sólo permite abandonar el servicio después de un año; si por alguna determinada razón, el usuario quiere hacerlo antes deberá abonar el equivalente a un mes para salirse del grupo de los Cabrera.

Te puede interesar