Olivera llamó a animarse al cambio y reafirmó que se prepara para un nuevo desafío

LOCALES 11/07/2017 Por
Dijo que la fuerza de la democracia “está en el voto del ciudadano, no en el político y su propuesta” y pidió “apoyar lo diferente si se pretenden respuestas distintas a las que se reciben”, tras insistir con un recambio en los cargos para ejercer la función pública.
19850887_1493787364018274_864360007_o

El concejal capitalino Fabián Olivera volvió a ocuparse de su futuro político y confirmó que se prepara para “un nuevo desafío”, y aunque no lo reveló, consideró que toda su trayectoria como legislador municipal, lo preparó “para un nuevo escalón”.
“Estoy ante un nuevo desafío, al que llego cargado de experiencia y de energía para seguir aportando al desarrollo de la sociedad, manteniendo los valores políticos y humanos, en el convencimiento de que lo esencial jamás se modifica”, planteó, al revelar su actual estado de ánimo, en su etapa final.
“Como político, si no contribuís con un caudal principal de sensibilidad y una cuota significativa de franqueza, lealtad y compromiso, difícilmente logres los grandes propósitos”, defendió.
“Desde hace muchos años, vengo preparándome para el siguiente paso, consciente de que se deben atravesar etapas de formación, de conocimiento y de construcción. Ha llegado ese momento y me siento completamente preparado y dispuesto a enfrentarlo”, enfatizó.
“Como lo postularan varios pensadores, a mí tampoco me marean los triunfos ni me hunden las derrotas; me hago cargo de los resultados y, en cada caso, aprendo del suceso para repetirlo o evitarlo”, aseguró.
“La fuerza de la democracia está en el voto del ciudadano, no en el político y su propuesta. Si ante cada elección, el soberano reflexiona con responsabilidad, pero sobre todo, con compromiso, seguramente votará siendo leal a la vida que pretende para sí mismo, su familia y la comunidad que compone. No importa cuánto se equivocó, ni cuanto acertó: el sistema nos permite cada dos años retractarnos o confirmar el voto”, reflexionó.
Y redondeó: “La democracia debe servir al dirigente, para preparar a las nuevas generaciones, completamente convencido de que el recambio es parte neurálgico del sistema y que cada uno cumple sólo una etapa en una construcción social que jamás debiera detenerse”.
En ese aspecto, valoró que “el actual escenario provincial nos muestra, tal vez como nunca, como se violenta este principio; si el ciudadano no está conforme con el manejo de la cosa pública, de la que depende, en muchos aspectos, como principal actor, lo menos que debiera decidir es no seguir respaldando a los mismos dirigentes, porque ellos ya demostraron su manera de administrar”.
“Muchas veces el camino del cambio arrastra la lucha contra el miedo, contra lo desconocido y reclama, además, una fuerte dosis de osadía y astucia; pero la posibilidad de un resultado distinto, seguro puede estar del otro lado”, precisó.
“Los formoseños me conocen muy bien; como concejal, principalmente, fui un entusiasta y comprometido gestor de respuestas ante las necesidades más elementales del vecino, en materia de servicios públicos sobre todo. Por eso, en los últimos años, mi agenda se vio desbordada de pedidos vecinales, preocupados por la falta de luz, de la recolección de basuras, arreglos de calles, pavimento mal construido, problemas de inseguridad y habitacionales, entre tantos temas”, confirmó.
Para Olivera, “hoy, el escenario electoral que desembocará en las PASO de agosto está colmado de candidaturas, con nombres que se repiten, y una vergonzosa ausencia de propuestas. Un esquema que prioriza intereses sectarios, nada más alejado de las necesidades sociales”, agregó.
“Este tipo de conductas debe ser castigado en las urnas, se impone repensar el valor del voto, el compromiso del ciudadano y la mirada reflexiva cuando se decide acompañar una candidatura”, consideró el edil radical.
“Por eso, mi compromiso seguirá siendo el mismo que animó toda mi carrera política, porque la entiendo como una herramienta para construir el bienestar social y a las elecciones, como el escenario donde el ciudadano apoya o rechaza el trabajo”, definió.
Y fue más al fondo: “Mis orígenes políticos apoyan lo nacional y popular, los radicales tenemos una histórica tradición en defensa de los sectores más vulnerables y al rechazo de cualquiera de las muchas formas de corrupción contra el Estado. Hoy, algunos de estos ideales no encuentran bien enarboladas a las banderas partidarias; pero de ninguna manera eso significa que la UCR arrió su estandarte, sus ideales siguen firmes y fuertes en muchos dirigentes que, como yo, tenemos firme y esclarecido el pensamiento de nuestros fundadores”, defendió.

Te puede interesar