Culpan a frecuencias radiales locales del desvío de un vuelo regular que debió descender en Formosa

LOCALES 12/07/2017 Por
Ninguno de los cuatro sistemas que operan mediante radares en la torre de control pudo evitar el entorpecimiento de la estructura comunicacional, obligando al piloto a buscar una opción segura.
maxresdefault

Aunque no fue confirmado oficialmente, varios pasajeros del vuelo regular de este miércoles de Aerolíneas Argentinas confirmaron que la nave que los transportó desde la Capital Federal no pudo aterrizar en El Pucú y que, en cambio, fueron derivados hasta Resistencia. Unas dos horas después, el mismo aparato terminó depositándolo en la capital formoseña.
En los últimos meses, el Ente Nacional de Comunicación (ENACOM), ordenó varios allanam ientos y cierres de radios en la ciudad, tras presuntas irregularidades vinculadas con el uso del espacio aéreo y el equipo utilizado para desarrollar sus actividades comunicacionales.
Lo de ahora “no es una novedad, ni mucho menos, y confirma la precariedad técnica del aeropuerto de Formosa y también las limitaciones operativas del ENACOM para ejercer los controles que le corresponde”, dijo Carlos Varela, propietario de la FM La Corneta y conocedor de la materia a partir de sus propias actividades.
Los pasajeros que debían aterrizar en Formosa, terminaron finalmente en el aeropuerto El Pucú, aunque con dos horas de retraso, ya que la aeronave que en principio fue derivado a la capital chaqueña, tomó los recaudos pertinentes y pudo concluir su ruta, tal como lo había preparado.
Entre enero y junio de este año, 26.000 personas despegaron o aterrizaron Formosa de acuerdo con un cuadro diseñado por la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).

ANTECEDENTES
La cantidad de pasajeros que realizaron vuelos de cabotaje en el país en junio pasado aumentó el 21 por ciento respecto del mismo mes de 2016, índice que confirma que los usuarios emplean cada vez más ese medio de transporte, en sintonía con el Plan Aerocomercial Nacional lanzado por el Gobierno y respaldado por las provincias.
Ya el año pasado los pasajeros que volaron dentro del territorio nacional fueron 5,1 millones, mientras que en 2015 lo hicieron 4,8 millones, señala el informe del Ministerio de Trabajo de la Nación, a través del Departamento de Estadísticas y Proyecciones de la Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA).
Durante el primer semestre de 2017, hubo un total de 5,9 millones de usuarios que tomaron vuelos domésticos, cifra que representa una variación interanual acumulada del 15 por ciento en igual tramo comparativo de 2016.
En lo que respecta al movimiento en los 38 aeropuertos del país entre enero y junio de este año, se puntualiza que de los 5,9 millones de pasajeros que viajaron, 2.430.000 despegaron o aterrizaron en el Aeroparque Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires, la terminal con mayor tránsito.
En una tabla confeccionada por la ENEA, le siguen los siguientes aeropuertos: Córdoba (457.000 pasajeros), Mendoza (313.000), Bariloche (262.000), Salta (243.000), Iguazú (226.000), Neuquén (222.000), Ezeiza (195.000), Ushuaia (191.000) y El Calafate (172.000).
En cuanto a las diez provincias que integran el Plan Belgrano, el programa social, productivo y de infraestructura que el Gobierno puso en marcha en el Norte, todos sus aeropuertos mostraron un crecimiento de movimiento de pasajeros en estos primeros seis meses, en relación a igual período de 2016.
En ese contexto, se destaca Misiones con un total de 263.000 personas, entre las terminales de Iguazú (226.000) y Posadas (47.000). Los otros aeropuertos de las provincias del Plan y sus movimientos son Salta (243.000), Tucumán (144.000), Resistencia (66.000), Jujuy (60.000), Formosa (26.000), La Rioja (24.000), Corrientes (25.000), Santiago del Estero (22.000), Catamarca (19.000) y Termas de Río Hondo (16.000).
El Plan Aerocomercial fue lanzado por el presidente Macri en marzo con el objetivo que, a través de la apertura de nuevas rutas, los usuarios puedan realizar vuelos nacionales e internacionales sin necesidad de pasar obligatoriamente por la Capital Federal, con lo cual se reducirán drásticamente los tiempos de viajes y las esperas.
Además, el Gobierno está invirtiendo 22.000 millones de pesos para mejorar la infraestructura del sector mediante un plan de acción que incluye la modernización de 19 aeropuertos, incorporación de nueva tecnología, equipamiento moderno para la operación logística y obras complementarias.

Te puede interesar