Fabian Olivera volvió a mostrarse preocupado por la arremetida del rio Paraguay

LOCALES 21/07/2015 Por
Salió a pedir a las autoridades el máximo de responsabilidad y previsión para que las aguas “no vuelvan a ingresar, sorpresivamente, a las casas de decenas de vecinos que por diferentes razones viven en zonas consideradas inadecuadas, justamente por estar a merced de situaciones como estas”.
FABIAN4
Olivera habla con una vecina, cuya vivienda resultò anegada por las aguas.

El concejal Fabiana Olivera volvió a ocuparse de los efectos de la escalada hídrica y recordó el sufrimiento de cientos de familias formoseñas cuyos hogares en los últimos meses sufrieron los embates del agua y dijo que “ya no hay margen para cometer los mismos errores”.
Constató que en el puerto local el registro hídrico alcanzó los 7,25 con una permanente conducta ascendente y que en la geografía regional el agua avanza generando complicaciones a miles de pobladores. “El río Paraguay está creciendo en todo su curso, desde el Pantanal (Brasil), hasta su confluencia con el río Paraná. En Asunción superó el nivel crítico de 5,5 metros. Y en el puerto Formosa nos acercamos al nivel de alerta que es de 7,80”, contó
“Conforme con los registros hidrométricos de la Dirección de Hidrología de la Dinac, en Ladario (Pantanal, Brasil), el promedio diario de crecida es de dos centímetros, que es mucho en ese enorme espejo de agua. Creció 20 centímetros desde el 1 de junio a la fecha. Esa masa de agua se desplaza hacia aguas abajo del río Paraguay, impactando primeramente a Bahía Negra, que de 3,40 metros iniciales de junio ahora tiene 3,57 metros, con tendencia creciente. En Fuerte Olimpo, el nivel del río alcanzó 5 metros. En lo que va de junio creció más de 14 centímetros. En Asunción creció 44 de lo que va de junio. En dos meses subió casi 3 metros (el nivel del río, el 12 de abril fue de 2,71 m)”, describió exhibiendo un exhaustivo material informativo.
“Hay familias que ya están siendo evacuadas en Paraguay por el crecimiento del río que ya superó la su cota crítica. Muchos vecinos están atentos día a día observando el comportamiento del río Paraguay, o del Pilcomayo, debido a que el fenómeno del Niño sigue influenciando en el crecimiento de sus aguas. Hay familias en sectores bajos que están atemorizados viendo y temiendo que se vuelva a repetir una situación que ya les tocó vivir hace no mucho tiempo atrás”, narró.

EVITAR ANGUSTIAS
“En los últimos meses, ya fuimos testigos los formoseños de la terrible fuerza de las aguas que por efectos de las lluvias y de la crecida del mismo río inundaron los hogares de muchísimas personas obligándolas, a abandonar el lugar en forma definitiva o temporaria”, recordó.
“De ninguna manera podemos permitir que todo eso vuelva a suceder. Muchas personas fueron reubicadas, muchas también regresaron a sus hogares, pero un número aún más importante permanecen zonas consideradas inundables a la espera de que las autoridades les entreguen los módulos prometidos. Se trata de familias censadas y que en realidad no se marchan porque esperan la prometida respuesta oficial”, planteó el legislador.
“No se trata de pobladores irresponsables y que están donde están por su propia desidia como alguna vez lo considerara el intendente Fernando De Vido; se trata de gente que aparece en una lista oficial a la que se le prometió una respuesta habitacional, cuya concreción todavía está inconclusa. Mientras tanto, las aguas apuran, por lo cual bueno sería que las autoridades tomen nota y apuren las respuestas”, reiteró.

Te puede interesar