Cooperativistas empujados a hacer proselitismo para proteger humillantes ingresos

LOCALES 04/08/2017 Por
Las organizaciones que contrata la Municipalidad capitalina para remendar sus responsabilidades en materia de servicios públicos no sólo involucra salarios de hambre, abarca también la vergonzosa explotación de jóvenes que realizan tareas políticas en favor de los precandidatos del oficialismo provincial, como parte de sus “obligaciones laborales”.

En las últimas horas, un número indeterminado de jóvenes, luciendo delantales verdes con la leyenda “Federación de Cooperativas de Formosa” (FECOTRAFOR), en referencia a la organización que lidera la concejal Mary Nuñez, recorrieron distintos barrios de la ciudad distribuyendo folletos, volantes y votos e instalando grandes carteles que publicitaban las precandidaturas a cargos nacionales de los hombres del Frente de la Victoria.
Se trata de chicos de distintas cooperativas contratadas por el municipio para limpiar la ciudad, conformadas con un notorio tinte político, pero también apuntando a un esquema financiero, donde los beneficiarios terminan siendo los mismos punteros cercanos al intendente Jofré, o la propia presidenta de la federación que aglutina a todas las estructuras, la concejal Mary Nuñez.
Nada más alejados estos esquemas de la filosofía cooperativista, donde las personas trabajan para el bien común, ponen en alto la dignidad humana, el hombre vale como ser humano, no como instrumento de un capital y puede expresar libremente sus pensamientos, tomar decisiones y practicando la verdadera democracia.
Se cree que poco más de la mitad de las cooperativas de trabajo que integran esta federación se mantienen al margen de la legislación en materia salarial, de seguridad social y de protección laboral y en su vínculo con la comuna sus asociados reciben sueldos de entre 3.200 y 4.000 pesos mensuales. Sus tareas, por lo general son nocturnas y se desempeñan con mucha inseguridad y expuestos a cualquier accidente.
“Y si, no queda otra, yo soy gildista pero igual no me gusta salir a hacer este trabajo, pero no me queda otra; si me niego, me quedo sin laburo”, declaró David, mientras no dejaba de subir y bajar el brazo derecho, donde su amarillenta mano sujetaba uno de los tantos cigarrillos que fumó ese día.
Hace pocas semanas, varias cooperativas mandaron a sus empleados a la sede municipal a reclamar un aumento de sueldos al jefe comunal. Lo hicieron con una notoria actitud conciliadora, cuidando que la movida no traspase el límite que establece la relación entre el ingeniero y los responsables de la movilización.
Finalmente, todo no pasó de un amague, del cual la titular de la federación jamás planteó su posición, ni a favor ni en contra, de la exigencia.
A fines de julio, Jofré agasajó a los trabajadores de cooperativas, en lo que debió entenderse como una clara muestra de sensibilidad política, atendiendo el rol que cumplen estas organizaciones en estos tiempos de proselitismo, donde los fondos públicos sirven para bancar todo lo que se pretenda.
Al dirigirse a los trabajadores, Jofré consideró a los cooperativistas “una pieza fundamental en el trabajo municipal” y se mostró “agradecido” por la tarea, ya que “contribuyen a construir una ciudad más limpia, ordenada y saludable, que está cada día mejor; y a esto hay que agregarle que, en determinadas ocasiones, también se suman con un destacado trabajo solidario y desinteresado, cada vez que la ciudad los necesita”, sostuvo, aunque no quedó en claro a qué tipo de aporte se refería. Al proselitismo político, seguro que no.
El jefe comunal estuvo acompañado por el ministro de Turismo, y precandidato a diputado nacional del Partido Justicialista, Ramiro Fernández Patri; la concejal, y presidenta de la FECOTRAFOR, Mary Núñez; el secretario de Servicios Públicos, Alberto Rodríguez; el subsecretario de Deporte, Cultura y Turismo, José Delguy; el subsecretario de Gobierno, Rodrigo Portocarrero, funcionarios municipales e invitados especiales.
Al igual que el Gobierno provincial, el municipal capitalino utiliza el mismo esquema para fortalecer los objetivos políticos del intendente Jofré y sus acólitos, utilizando fondos públicos para pagar sueldos míseros y explotando a jóvenes formoseños que recurren a “lo que hay” para que la subsistencia, en una tierra sin oportunidades, no sea tan dramática. De dignidad y respeto sólo se escucha en los discursos de candidatos que viven de una manera completamente distinta a la filosofía que pregonan.

Te puede interesar