SIN UN FRENTE FUERTE, LA OPOSICIÓN DE FORMOSA VOLVERÁ A FRACASAR EN OCTUBRE

Aunque en los últimos días, algunos números telefónicos fueron buscados, la posibilidad de un proyecto conjunto fuerte que apuntale un objetivo más allá de las narices parece muy remota. Hay algunos amagues; sólo eso. Celebra el Gildismo.
201510031039130b1a9927d34ac6e04960bccdd59bc8df
Naidenoff, tal vez el padre del triunfo del domingo, es quien debe demostrar muñeca política para el desembarco en octubre.

Las PASO enervaron a los radicales; el triunfo en la capital encendió los casi desaparecidos ánimos del principal partido de la oposición de Formosa y ahora sus dirigentes ven a octubre con más confianza. Pero si la historia reciente no actúa como antecedente y se repiten los viejos errores, el oficialismo seguirá festejando, más allá del aporte externo que si bien ayudó para la victoria del domingo, no será tan significativo para evitar la frustración electoral, dentro de dos meses.
El Frente Amplio Formoseño está rengo. La arrogancia del radicalismo y la creencia de que constituye la principal pata de la alianza y que por ello debe ejercer el control del espacio, sólo sirve para el negocio pequeño, no para los grandes planes. Con una mirada así, hay peronismo para rato en Formosa.
Las pocas reuniones celebradas antes de las PASO, buscando puntos de coincidencia para determinar las candidaturas de los cargos nacionales sólo sirvieron para apuntalar los títulos periodísticos que se encumbran con la idea de un frente político.
Esos encuentros terminaron blanqueando lo que todos sabían pero nadie se anima a ventilar: el acuerdo electoral naufragaba y sólo era necesario un oleaje para buscar una isla donde refugiarse para evitar un absurdo final, alimentado, casi exclusivamente por la necedad de quienes pregonan la filosofía que no practican.
Es momento de rever la calidad de los cimientos que dieron vida a esta estructura; octubre está muy cerca y hay una sociedad ávida de cambios que reclama compromiso y respuestas concretas, ante un paradigma que estimula el presidente Macri y parece ser muy aceptado en la comunidad más pobre de la Argentina.
La UCR es hoy una estructura atomizada en dos cabezas tan visibles como enfrentadas. Es casi la historia del espacio, con energías tan vigorosas para enfrentar al propio correligionario, como al compañero o al camarada. Y así, la condena al fracaso es cosa juzgada.
“Reacomodar el frente, robustecerlo, es la clave de acá a octubre”, admitió el senador Luis Naidenoff, tal vez el principal responsable de la victoria de Cambiemos en Formosa, este domingo.
La alianza a la que se refirió el parlamentario hoy está reducida, con el Frente Renovador y el Socialismo alejados y preparándose para afrontar octubre en soledad o, tal vez, integrando una nueva estructura de partidos.
El candidato a diputado nacional de Cambiemos, Mario Arce, se mostró entusiasmado con lo ocurrido en la ciudad y apeló a la necesidad de un cambio para entender la dirección de los votos.
“Yo recorrí toda la ciudad en las últimas semanas; vi el apoyo de la gente que más allá de lo partidario fue el apoyo al cambio, a gente nueva”, apreció.
“La presencia de Naidenoff no es un antónimo de ese cambio; se trata de alguien con mucha experiencia y reconocida capacidad que hace un aporte singular”, se apuró en aclarar. Y vaticinó: “De acá a octubre todo dependerá de nuestra capacidad de trabajo, pero también de mantener firme un proyecto en común”.                                                                                                                                                                                                                                                     Entretanto, el espacio de Sergio Massa en Formosa vino trabajando fuerte en los últimos tres meses, el resultado del esfuerzo es alentador: presentará cargos legislativos en todos los pueblos. Y no deja de crecer su convicción de ir por afuera del Frente Amplio Formoseño, lo que supone una fuga de votos que puede ser determinante para la elección del segundo diputado nacional y uno o dos escaños en la Legislatura provincial.                                                       Mientras, en la UCR todo es una ola de trascendidos, chicanas y pálidas negociaciones para ocupar cargos; el ideario es quedar bien ante las cabezas partidarias para que el lugar en la lista asegure la elección.
No existe la premisa por el proyecto que animó la construcción frentista: desalojar a Insfran del gobierno; sólo importa el plan personal propio.
¿El empujón del domingo habrá servido para entender la posibilidad que se inaugura?, ¿podrá torcer el espíritu pequeño para cabalgar en el ideario de máxima, renunciando a lo que haya que renunciar, apuntalando el esfuerzo que se precise y apoyando al que deba apoyarse?
Es el desafío de todos: los radicales por abandonar el inútil vedetismo y los demás espacios renunciando a extraordinarias posibilidades cimentadas en el espíritu de trabajo y en la reconocida probidad de sus miembros.
La cultura de un Estado poderoso que mantiene y protege caló hondo en los formoseños; pero los objetivos, espurios, de quienes instalaron la conducta comenzaron a ser recriminados; la idea de funcionarios millonarios y vecinos que no llegan a fin de mes forma parte, fuerte, del latido de miles de formoseños que reclaman un cambio.
La oposición tiene una puerta abierta. Los antecedentes no ayudan para ser optimistas.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar