Cuando Cristina retaba a Scioli hasta por cadena

Ahora es su candidato a sucederla y hasta lo aplaude, pero entre 2004 y 2014, la relación se basó en gritos y reproches. Los peores episodios. Video. Galería de imágenes. La relación nunca fue buena. Pero hubo picos de tensión que casi quiebran la relación. Video de feroz ataque discursivo.

La larga y cambiante relación entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el candidato a sucederla Daniel Scioli puede ser leída como el guión del mejor culebrón. Tuvieron momentos en los que el vínculo se tensaba al punto del quiebre, pero las diversas campañas políticas -entre otros factores- sirvieron para recomponer el lazo. Ahora se pone de pie y lo aplaude pero existieron varios hitos de reproches, críticas, chicanas y hasta retos por cadena nacional por parte de Cristina (siendo ella senadora, primera dama o presidenta) contra Scioli (como vice de Néstor Kirchner, presidente del Senado y gobernador bonaerense).
Uno de los primeros y más recordados episodios ocurrió el 22 de diciembre de 2005, en el Senado de la Nación. En pleno debate por el Presupuesto 2006, la senadora Cristina Fernández pidió la palabra al titular del cuerpo legislativo para tratar otro tema. Acusó a Scioli de haber montado una operación de prensa en su contra con la complicidad de algunos medios de comunicación. "Me enteré hoy por la lectura de los diarios que hay una conspiración mía para echar senadores por la ventana", comenzó de visible mal humor. En síntesis, Cristina desmintió que ella hubiera pedido integrar la Comisión de Justicia para desplazar al senador socialista Rubén Giustiniani.
Responsabilizó de inmediato a Scioli, por no "cuidar que se propalen hechos falsos" en los que siempre aparece "vinculada la presidencia del cuerpo". Según la crónica del diario oficialista Página/12, la senadora estaba "indignada porque Scioli no aclaró en ningún momento los supuestos gritos que ella le habría dedicado cuando decidió realizar un homenaje al exsenador Eduardo Menem. Incluso se acordó del error del vicepresidente cuando, al convocarla a prestar juramento, la llamó 'la senadora por Santa Cruz'". El enojo de CFK entonces fue tal que hasta le echó en cara su "desconocimiento del reglamento" durante las sesiones.
En septiembre de 2010, y tras el grave incidente de inseguridad que sufrió Carolina Píparo (entonces embarazada, baleada en salidera bancaria), Scioli manifestó tener "las manos atadas" ante la escalada de violencia, robos y muertes. Días después, el propio Néstor Kirchner retó también a Scioli en pleno acto político y mirándolo directamente a los ojos le dijo: "Le pido al gobernador que diga quién le ata las manos para no solucionar la inseguridad en la provincia".
El año 2012 fue uno de los peores años de la relación. Durante meses Cristina no le giraba dinero a la Provincia lo que provocó la asfixia del sciolismo para pagar sueldos, entre ellos, los de los docentes. Tampoco ayudaba a repuntalar el vínculo el vice de Scioli, Gabriel Mariotto, puesto por el kirchnerismo para controlar los arranques de pensamiento independiente del gobernador.
Aníbal Fernández se sumó a la embestida y tildó de intención "obscena" la de Daniel Scioli de postularse como candidato para el año 2015.
En junio de 2012, Cristina retó a Scioli por cadena nacional en varias ocasiones. Lo intimó a "trabajar, gestionar" y a no detenerse en "operaciones". Enumeró los "privilegios" que tuvo esa provincia desde 2003. Sin embargo, como siempre, Scioli optó por el silencio y no responder. El día 26 de ese mes, Cristina retó nuevamente a Scioli por su mala gestión por cadena nacional. "Hay que ver cómo están los números, todos tendrían que gestionar como lo hace esta presidenta", dijo.
El 11 de julio de 2012, Cristina lanzó en un acto: "Lo importante es trabajar, gestionar y no creer que la realidad se hacer a partir de operaciones o novelas, que no existen. El Estado nacional seguirá ayudando a todas la provincias". El destinatario fue nuevamente el ahora candidato presidencial. Las aguas parecieron calmarse en octubre cuando llegó la tregua y los fondos fueron girados.
Pero en 2013 ocurrió una inundación sin precedentes en La Plata y fue otro disparador que como la única chispa necesaria volvió a calentar la relación. En un acto en Lomas de Zamora, arremetió contra el gobernador gritando que a ella "no se le ocurrió mirar para otro lado en La Plata, como hicieron otros". Y habló de la "protección mediática", de los que tienen "un millón de amigos" y "no se atreven a afectar los intereses de los poderosos y no la defienden cuando es atacada". Por último, gritó que "no la tomaran por estúpida".
Uno de los últimos registros, previo a la excelentísima relación pre-elecciones 2015, fue en mayo de 2014, cuando desde Río Gallegos, y sin mencionarlo -como solía hacer- la Presidenta cargó contra el gobernador bonaerense por "sonreír siempre" y reclamó a las autoridades provinciales que "pongan la cara" ante el conflicto en la planta de autopartes Gestamp, en Escobar.

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar