Caldera, el autoconfeso mesías electoral de Insfrán

DESTACADOS 27/08/2017 Por
Un ignoto y cuestionado intendente de una pequeña localidad del oeste formoseño, según trascendió periodísticamente, se habría constituido en las últimas horas, en el una especie de referente pagano del gobernador de la provincia, según su propia apreciación y curiosa ecuación tras los últimos comicios.
1454631234

Se trata de Antonio Caldera, jefe comunal de Los Chiriguanos. Una localidad que no puede ver cristalizada las obras prometidas por este personaje que es muy debatido, y que incluso, sería quién se “autoalquila” vehículos para la gestión municipal, que es paupérrima si se toman como objetivos las obras y los mantenimientos, que prácticamente no existen.
Increpada por una persona, de las tantas que le reclaman deudas contraídas, y quién al parecer le hizo saber que llegaría hasta el mismo gobernador para cobrar lo que le correspondía, muy suelto de cuerpo, este personaje le habría dicho que no obtendría ninguna respuesta “porque Gildo nos debe favores, mediante nosotros, los jefes comunales del interior, ganó en la provincia pero perdió en la capital” en los comicios de las pasadas PASO.Al mismo tiempo, Caldera habría criticado con acidez a los precandidatos de su partido que se presentaron en las PASO, resaltando una vez más que merced a ellos, los jefes comunales del interior, no fue un papelón electoral lo que ocurrió en el acto comicial, haciendo referencia a la derrota en la capital ante el Frente Amplio Formoseño Cambiemos.Así, con estos párrafos sorpresivos frente a un reclamo de deuda, Caldera se habría constituido en una suerte de mesías electoral de su mismo jefe partidario y se habría colocado el rol de salvador de quienes formaron parte de la lista de precandidatos.Llama la atención sus supuestas apreciaciones, porque mal alguien puede ser el mesías electoral de otros, cuando es muy cuestionado en su propia comunidad, donde la desidia es moneda corriente, la falta de actividad comunal es evidente y los cuestionamientos para una gestión ausente se nota a cada instante. Pero nada sorprende ya de Caldera. A sus múltiples desventuras (deudas ante muchas personas e instituciones a quienes siempre responde con bravuconadas cuando es increpado a cumplir, haciendo referencia a su poder dentro de la estructura del PJ y por gozar del calor de la proximidad a Insfrán), se le suma ahora lo que supuestamente vociferó, que es la de supuesto salvador del PJ en las últimas elecciones.
Evidentemente el arte de la política es el arte de lo posible. Fuera de su empobrecida localidad, Caldera sería crucial para la vida partidaria formoseña, pero habría que ver qué pasará con él en las próximas elecciones del 22 de octubre en Los Chiriguanos.

Te puede interesar