EL RADICALISMO CULPÓ A INSFRAN DEL COLAPSO DEL SISTEMA DE SALUD PROVINCIAL

LOCALES 08/09/2017 Por
Dijo que muchos funcionarios hacen negocios con el Estado y que “directamente jamás fueron controlados” por el gobernador “como corresponde”. Duro reproche a la situación de los hospitales públicos y a la falta de medicamentos e insumos, además de los recursos humanos especializados.
ALUMNOS-GILDO-INSFRAN-800x445

El jefe del radicalismo provincial, Juan Carlos Amarilla identificó como un error de gobernador Insfran, cuando considera que los funcionarios “deben ser militantes y no burócratas”, y reclamó “más trabajo en sus respectivos cargos; no que lleguen a firmar papeles a las 11 de la mañana. Se necesita que sus funcionarios sean controlados por el gobernador y no se les permita hacer negocios con la salud o la educación”, advirtió.
“El colapso del sistema de salud pública no es por culpa de PAMI; el PAMI no es un hospital y tampoco administra el sistema de salud, es la obra social de los jubilados”, planteó en respuesta al gobernador que este sábado en Misión Laishí, donde denunció que “el PAMI mira para otro lado, porque hay que hacer ajustes”.
“Quienes administran los hospitales públicos son los funcionarios del Gobierno provincial y en este sentido es necesario expresar que se construyeron hospitales, se diseñó un sistema de atención de salud que ha resultado un fracaso; los hospitales del interior provincial por falta de médicos e insumos se han convertido en meros centros de derivación a Formosa Capital y en muchos lugares los que tienen que dar la cara son odontólogos o enfermeros”, detalló.
“Los médicos se fueron por mejores oportunidades a otras latitudes del país y de eso es responsable Gildo Insfrán; para salir del colapso del sistema de salud el gobernador debe firmar nuevamente un convenio con el PAMI donde hay cincuenta mil afiliados y el dinero que reciba por las atenciones las debe reinvertir en salud y debe ofrecer mejores condiciones de contratación a los médicos para que regresen a Formosa y muy especialmente al interior provincial”, consideró Amarilla.

ONCE MESES DE ATRASO
Amarilla indicó que “el PAMI no tiene problemas en la provisión de medicamentos a sus afiliados pese a haber encontrado once meses de retraso en los pagos a las farmacias de la gestión de los K. Hoy no tiene deudas y eso es un logro que el gobernador debería reconocer y más aún cuando el IASEP no puede exhibir lo mismo”.
“Los centros de salud privado también están colapsados; la cantidad de camas disponibles sigue siendo la misma que hace veinte años y acá también hay una responsabilidad de los gobernantes de la provincia; se deben crear las condiciones necesarias para la inversión por parte del Estado provincial”, remarcó.
“Lo que vemos es que no solamente no se dan esas condiciones para la inversión privada sino además se les pone obstáculos de todo tipo y hay funcionarios ligados a la salud pero desde el negocio personal”, acusó.
“Asumir la crisis de salud pública es un paso pero se debe trabajar mirando a la gente que necesita y no atacando políticas nacionales que no llevan ni dos años de vigencia y mucho menos queriendo que los funcionarios sean militantes. Eso es peor, como lo es hoy en la educación donde el ministro del área habló de convertir a cada estamento en una unidad básica. Y en este sentido y dado los pobres resultados ya el gobernador Insfrán lo debió separar del cargo”, evaluó.

Te puede interesar