Sorprendentes interrogantes sobre la capacidad y equilibrio de Gómez para conducir el Ministerio de la Comunidad

LOCALES 08/09/2017 Por
En el área conviven intereses políticos y económicos disimiles, relaciones espurias y todo tipo de maltratos, confesó una funcionaria cercana. Muy pocos aceptan la conducción del médico y una mayoría no demora en admitir que se trata de un espacio que “da de comer a muchos”, erosionando hasta niveles irrecuperables el verdadero objetivo ministerial.
2015121507185820ddadea3291ebc24320f57f96599e63

En diciembre de 2015, Aníbal Gómez retomó la función pública, tras cuatro años de un forzoso alejamiento al que lo sometió el gobernador Insfran en el último mes de 2011 cuando le pidió que renuncie a la conducción del Ministerio de Desarrollo Humano donde se desempeñó por muchos años.
Reemplazó a Telesforo Villalba y enseguida, ante un reducido grupo de empleados del nuevo área aseguró que tiene precisas instrucciones desde el PEP en “profundizar las políticas públicas que hagan a que cada formoseño pueda vivir mejor, tarea para lo cual convoco a cada trabajador del ministerio para juntos y comprometidos alcanzar los propósitos”.
“Aspiro a resolver en conjunto aquellas situaciones que haya que mejorar, como así también, de escuchar todas las propuestas que lleven a lograr un entendimiento de todos y todas para la mejor convivencia”, insistiendo en su impronta de un “un ministerio de puertas abiertas”.
Pero en casi dos años de gestión, el médico de Tres Lagunas no consiguió controlar el timón ministerial para que la sociedad se beneficie con sus objetivos institucionales; sólo encausó la pesada nave hacia oscuros y temerosos arrecifes donde conviven la violencia laboral, el desprecio y la injusticia para dar respuestas a los estratos más necesitados y oscuros negociados donde, de nuevo, parecen beneficiarse el propio funcionario y sus familiares más cercanos. Pero, además, la cartera es hoy una especie de ballena muerta en la playa desierta, de la que se alimentan muchos políticos, legisladores, dirigentes y otros ministros, apoyados en conexiones internas que no responden al jefe del área.
Liz Yanacón, fue llevada al ministerio de la Comunidad, tras un reconocido paso como delegada del Ministerio de Desarrollo Social. Es la misma que le puso la espalda, en julio de 2013, a una delicada denuncia del radicalismo, que la acusó ante la Justicia federal del otorgamiento ilegal de pensiones nacionales a ciudadanos paraguayos con domicilio falso en Formosa.
Ahora convertida en una especie de coordinadora en la entrega de los módulos habitacionales que, hasta hace poco tiempo, manejaba la comuna capitalina.
A escondidas de Gómez, Liz maneja la entrega de las precarias casas respetando las listas que le entrega Otty Morales, con la que mantiene una alianza, cuyo propósito final podría ser el reemplazo del propio ministro.
“Hay favoritismo político; no hay justicia; aparte de maltratar a la gente, Liz Yanacon elige a quien dar los módulos”, admitió una mujer que trabaja muy cerca de la exfuncionaria nacional.
“Mientras los otros lloran, a escondidas de su ministro está negociando porque quiere un cargo, ya que ahí está como coordinadora”, conjeturó la especie consultada.
“Esta chica va y atropella y les hace cara a la gente, mientras
Otty vive yendo al ministerio con expedientes, todos de su gente”, acotó.
“Se comunica directamente con la policía cuando van a sacar los módulos reprimidos; lo hace por sobre su ministro Gómez, ya que lo único que pretende es volver a tener un cargo; figurar; cree que este lugar sensible la va a sobresalir pero no puede con su carácter de arribista y traicionera”, reflexionó, entre molesta y frustrada la informante.
“Desfilan los candidatos por la Padre Grotti para entregar módulos a su gente”, graficó.
“En las próximas horas se están por entregar módulos, al menos es la información que está saliendo de la misma boca de Liz; supuestamente habrá un acto en el Galpón”, reveló.
“Samaniego, Otty y Eber Solís andan desesperados y ella hasta actúa por detrás de su ministro, quien anda descuidado por ahí,
Porque lo que menos hace Gómez es ir al ministerio”, advirtió.
“A Liz la manda Pomelo; está todo digitado; es muy injusto: mientras madres queman gomas, Gómez anda apurado para recaudar con su mujer para más adelante. Están los dos en un gran negocio. La llevan a Santa Fé y a Buenos Aires, y a sus campos por supuesto”, sorprendió con una mirada socarrona, sin dar mayores precisiones.
Por otra parte, un septuagenario que se muestra feliz porque está próximo a jubilarse se quejó del manejo autoritario que ejerce la gorda “Gaby” a quien sindicó como “pendeja maltratadora”, poco después de presentarla como la responsable del galpón del ministerio que esta por Paraguay.
“Ella maneja eso; se pudren las frutas porque mezquina; es una aburguesada como dijo Gildo”, precisó.
Y, en la despedida le pidió al periodista: “Investiga en ese galpón como explota la gorda a los chicos que vienen de Tres Lagunas a estudiar pero en realidad son explotados”, denunció.
“El ministerio se convirtió en un conventillo, es un puterío, no hay control de nada; no sé si Gildo sabe esto porque por ahí es el mismo quien permite que la cosa se maneje así”, especuló.
“Me doy cuenta que hay gente de baja jerarquía que se conduce como si fueran el ministro, pero me parece que el ministro no sabe lo que está pasando”, consideró.

Te puede interesar