Los hijos del modelo de corrupción comienzan a crecer

Los feudos municipales intensificaron la maquinaria electoral con miras a octubre, buscando fortalecer el bienestar familiar, postulando a las esposas, los hijos o hermanos. El objetivo: robustecer una calidad de vida excepcional, que se nutre con el manejo discrecional de los fondos y bienes públicos y, en muchos casos, los acuerdos derivados del narcotráfico y los negociados como proveedores del mismo Estado que conducen.
Dia-Mujer

Mientras el feudalismo provincial que encabeza Gildo Insfran, ingresó en una etapa decadente, en el interior, los intendentes que copiaron el modelo de su mentor, plantearon una estrategia muy fuerte: promovieron las candidaturas de sus mujeres, en muchos casos, y de familiares directos y muy cercanos, en otros. Este escenario se repite en casi una decena localidades de Formosa. Una verdadera epidemia que ya muestra conductas de pandemia por lo extendido y fortalecido.

EL ESCENARIO
En Villa 213, Susana Demchuk, esposa del intendente Lorenzo Gustavo Schmidt que viene de una reelección, encabeza la lista de candidatos a concejales y, muy pocos pronostican un revés este domingo.
En Herardura, Nely Acosta actual concejal va por la reelección, para lo cual su esposo, el intendente Juan Carlos Gómez puso toda la estructura estatal para cumplirle el deseo a la mujer.
Lo mismo ocurre en Misión Tacaaglé y Palo Santo, donde las esposas de los intendentes Víctor Hugo “Chilu” Leguizamon y Raúl D´Zakich, no parecen enfrentar grandes dificultades para que sus ellas consigan un escaño en el Parlamento del pueblo y de ahí apuntalar el objetivo familiar.
Comandante Fontana, también ofrece su versión. El intendente Cato Jaquemin pone a su mujer Tina Cuevas de primera y de su segundo a su hermano Dani. Acá, cualquier controversia se resuelve tras un domingo de asado en la quinta del pequeñin que debió rendirle pleitesía al gobernador Gildo Insfran, intentando retractarse de un fuerte acercamiento a Cambiemos.
Antonio Caldera es el intendente de Los Chiriguanos; pone a su mujer Rebeca Ojeda, famosa por aparecer con pocas ropas en las redes, encabezando una lista de concejales.
El caso de Villa Escolar, no es diferente a la misma esencia. Miguel Insfran, tras ocupar altos cargos parlamentarios con el sello del radicalismo, y ponerse muy cerca del Gildismo viene de dejar a su mujer Celia Robles al frente de la intendencia que el mismo ocupara años atrás. Para muchos, el actual subsecretario de la Comunidad, se prepara para regresar al cargo que le puede dejar su propia esposa.
El intendente de Pozo de Maza es Adolfo Pérez y su señora Luisa Ruiz es presidente del Concejo Deliberante, un verdadero anticipado a este lineamiento cuasi-monárquico que inauguró el gobernador Insfran.
El intendente de El Colorado, Mario Brignole se recuesta a los beneficios del sistema para justificar el apoyo electoral de los últimos años, pero nada dice de su esquema clientelar para persistir en el cargo. Clarita Doroñuk, su esposa va por una nueva reelección al igual que el hijo de la pareja.
Mientras las redes sociales acusan a su hijo de buscar votos pagando la borrachera de amigos y vecinos en los boliches del pueblo, el intendente de Pirané, Juan Zaragoza, no encontrará escollos para que el muchacho llegue al Concejo Deliberante en una verdadera continuidad de la casta familiar.
En la capital provincial, Mycha Bernal la esposa del intendente Jorge Jofré intentará la reelección, aunque sus posibilidades parecen remotas porque el ingeniero dejó de apoyarla tras una difundida separación que incluyó deslealtades con actores políticos muy cercanos.
En El Espinillo, Carlos Sotelo viene de dejarle la intendencia a su propio hijo, mientras que a pocos kilómetros de allí, Damián Minetti puso todo su apoyo para que su hijo Damián se convierta en el próximo concejal de General Belgrano.
En San Martin 2, el hermano del intendente Luis Rivero, Alberto Rivero, fortalece el ideario familiar con la presidencia del Consejo Deliberante.
El intendente de Las Lomitas, Atilio Basualdo puso a su hijo Pablo como candidato a concejal, emulando la decisión de su colega de Estanislao del Campo, Roque Zarza, quien pide a los gritos la reelección de su hija, Gloria Analía.
Cerca del Chaco los vientos familiares son los mismos. En General Mansilla, el jefe comunal Milber García promueve a su hijo Gustavo.
Situaciones idénticas se producen en Pastoril, donde el intendente Miguel Ángel Alegre estimula la reelección de su hijo Robert Alegre; en Perin, con el retoño del jefe municipal, Diego Romero; y en Laguna Blanca con el yerno del lord mayor del pueblo del gobernador, Alejandro Alarcón.
¿Podrán estos funcionarios atravesar la desconfianza y el rechazo que, por lo general, generan estas decisiones, muchas veces observadas como un apoyo completamente inmerecido para estimular una carrera política que, en promedio, arranca con ingresos cercanos a los 40 mil pesos?
Del otro lado, muchos ven en estas decisiones la continuidad de un negocio que supera los beneficios del erario público, pero encuentra sentido en el poder mismo que el espacio otorga. El control de los organismos públicos y el sentido de respeto que la mayoría proporciona a los intendentes constituyen la materia prima clave para cobijar al narcotráfico; principalmente en pueblos del centro y extremo oeste provincial, en un espacio geográfico que

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar