La vida sexual de Cristina

LOCALES 29/10/2017 Por
Si le poníamos otro título a esta nota, Ud. seguramente ni se detenía a leerla; asqueado (no al modo Fito Páez) de estar bombardeado de relatos de corrupción, inmoralidad e indecencia (convengamos que las comidillas sobre sexo siempre resultan más atractivas).
criskirc.jpg_591029220
Cristina Fernández.

Pero considérese feliz, de golpe y porrazo, ya terminó el suplicio sufrido durante casi seis meses de estar oyendo descarados candidatos haciendo vanas promesas, tortura que luego continuó para seguir oyendo sesudas interpretaciones sobre los resultados electorales y la muerte o renacimiento del Cristinismo. Al respecto, lamento comunicarles, muchachos, que: "los muertos que vos matáis gozan de buena salud" (frase erróneamente atribuida a Ruiz de Alarcón). Mientras que los votos del macrismo provienen en un alto porcentaje del espanto al Kirchnerismo, los votos de Cristina son de ella y solo un escaso porcentaje proviene del antimacrismo. Se consolida como una de las pocas líderes políticas con votos irrefutablemente propios, aunque esa realidad no nos haga muy felices. La única tranquilidad es que CFK como estratega electoral no parece un genio: con su genio hasta pierde jugando al solitario. ¿Se fijó? Cristina puso su bunker electoral en la calle Julio Grondona, de Sarandí; es como si un candidato norteamericano tuviera su sede en la calle Al Capone, de Chicago. De todas maneras, está averiguando si Luis Vuitton y Hermes fabrican chalecos y cascos; no para ella: para Florencia. Cristina, con sus dulces maneras de ahora, nunca podría ser una "desaforada" como lo fue siempre. Somos un país de monos temáticos; en una semana pasamos de hablar exclusivamente de Maldonado, días después excluyentemente nos ocupamos de las elecciones y desde hace unos días De Vido se roba todos los titulares (ya no le quedaba otra cosa para robar). Estos shows mediáticos son una fantástica distracción: casi nadie percibió el nuevo precio de la nafta, y los inminentes aumentos del gas y la electricidad.

RESIDENCIALES
Julio, alias "el cajero desaforado", se convertirá en el inquilino "K" número once del residencial de Ezeiza. El que faltaba para armar un picadito con los guardia cárceles; quizá, dividiéndose para un fútbol cinco, con Milani de árbitro. Le cuento quienes integran el equipo llamado "Nuestros afanes": Báez, el empleado bancario que llegó a máximo terrateniente argentino; Daniel Pérez Gadin, el que le contaba los billetes; Manzanares, el que también contaba billetes pero para Cristina; José López, el que los acomodaba en bolsos (su error fue tirarlos en un monasterio, si los tiraba en una sinagoga, hasta le pagaban interés); Chueco, el que no andaba derecho; Pérez Corradi, el lavador; Baratta, el taxista que pasaba por el café; Uberti y Olazagasti, (secretarios de De Vido y amigos del valijero Antonini Wilson); "Pata" Medina, que de chico jugaba a "mis ladrillitos"; Jaime, gran jugador con los trencitos; "Caballo" Suárez, que de chico jugaba a la batalla naval; Milani, que jugaba a meter plomo a los soldaditos y el "mono Minicelli" que será un gran contenedor del equipo.
En realidad, algunos ya tienen su residencia en Marcos Paz; otros, por ahí andan.
Lo cierto es que en el equipo todos se desesperan por patear los penales. Aunque el de Ezeiza dicen que está más perfilado que Cataluña para obtener su autonomía: tiene contadores, abogados, empresarios, sindicalistas, diputados, secretarios de Estado, ministros y próximamente presidente. (A Cristina la llaman agosto porque cae después de julio)
Se cuenta que cuando en las tardes se juntan a tomar unos mates van divagando sobre sus recuerdos, deseos y anhelos. Han logrado cierto consenso en lo siguiente: proponer como árbol nacional el “algo robo”; juguete nacional, la cometa; canción nacional: “Chorra”; música preferida: la achacare-ra; animal preferido: el gato; aves preferidas: las rapaces; insecto preferido: la mosca; instrumento musical: la guita-rra; calzado preferido: el botín; comida preferida: la pasta; golosina; ga-rapiña-da, ciudad preferida, La Plata; colores preferidos; los verdes; película preferida: el gran escape; electrodoméstico despreciado: el batidor; impresoras, solamente a chorro de tinta; la policía deberá estar a cargo de los robo-cop; número preferido el 79 (el ladrón, en la quiniela), numero detestado, el 44 (la cárcel); deporte favorito; la pesca, pero la pesca con robador o con mosca; vedette preferida Graciela Afano; shampoo preferido, los anticanas; en historia antigua entre troyanos y aqueos se quedan con los saqueos y coincidieron en forma unánime, mayor anhelo espiritual: gozar del paraíso (fiscal).

LA DECADENCIA POLÍTICA ARGENTINA
Los que hemos mencionado, junto con otros como Boudou, D’Elía, Esteche, Aníbal Fernández, Guillermo Moreno, Máximo Kirchner, conformaron la “elite” de nuestra clase dirigente durante la última década. No sé si “todo tiempo pasado fue mejor”, pero dan ganas de llorar si uno compara estos monumentos humanos a la ignorancia y a la soberbia, con nuestra dirigencia política durante finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Todos los políticos de entonces surgieron entre los mejores escritores y periodistas que ha dado nuestro país.
Yendo un poco más atrás podemos comenzar con Alberdi (Bases de la Constitución) y Echeverría (El matadero); siguiendo con Mitre (Historia de la Argentina); Sarmiento (Facundo); José Hernández (Martín Fierro); Estanislao del Campo (El Fausto criollo); José Manuel Estrada (Ensayos Históricos); Lucio V. Mansilla (Excursión a los Indios Ranqueles); Vicente Fidel López (Historia Argentina); Joaquín V. González (Mis montañas); Miguel Cané (Juvenilia); Alfredo Palacios (La fatiga); José Ingenieros (El hombre mediocre); Juan Bialet Massé (Informe sobre las clases obreras), etc.
El general Roca fue la excepción; ni periodista ni escritor. Luego del golpe que derroca a Yrigoyen (que tampoco era muy de escribir), ninguna figura política se ocupa de esos menesteres. Salvo las posibles excepciones de Perón y Frondizi.
Hoy, ¿qué político escribe una línea sino es para denostar a sus enemigos?

Te puede interesar