Con un sueldo de $6.000, la empleada formoseña de De Vido pudo comprar varios autos y siete propiedades

LOCALES 07/11/2017 Por
En casi ocho años adquirió siete vehículos para los que desembolsó 899.110 pesos "que no se condicen con sus ingresos" anuales. Sumó empresas y un inmueble que según la Unidad de Información Financiera (UIF) se pagó 1.800.000 de pesos en efectivo. Los números "no cierran", reiteran en la justicia.
descarga_2

El juez federal Luis Rodríguez recibió de los peritos de la Corte el informe pericial sobre el patrimonio de Nélida Caballero, más conocida como la "cocinera de Julio De Vido". Desde 2009 a 2016 compró siete vehículos para los que desembolsó 899.110 pesos "que no se condicen con sus ingresos" anuales como prestadora de Servicio doméstico" que eran de 82.368 pesos y 110.500 pesos el último período investigado. Sumó empresas y un inmueble que según la Unidad de Información Financiera (UIF) se pagó por 1.800.000 de pesos en efectivo. Los números "no cierran", reiteran en la justicia.
La denuncia por presunto lavado de dinero contra Nélida Caballero y Julio De Vido se presentó en julio de 2016 y por conexidad terminó en el juzgado de Luis Rodríguez que investiga al ex ministro por enriquecimiento ilícito. Caballero trabajó en El Calafate y después comenzó, según la denuncia de Martín Hernandez (UCR Formosa) a trabajar para el ex titular de Planificación Federal: propiedades, autos, empresas, un patrimonio que la justicia busca clarificar.
Según el informe pericial, las declaraciones juradas de Caballero de 2011 a 2015 presentaron "diversas inconsistencias", algunas se presentaron juntas cuando se inició la causa y se detectó que no hubo ni un sólo pago de impuestos antes de 2016.
"Cifras sin antecedentes, sin explicaciones de su origen y justificación" son las conclusiones de los peritos. También observaron a un ítem de "ingresos por participación en empresas" sin ningún soporte técnico que lo avale.
Uno de los primeros puntos de la pericia era determinar si existía vínculo entre Nélida Caballero y Julio De Vido y Alessandra Minnicelli en carácter de empleadores. El informe socioeconómico determinó que la esposa del ex ministro, preso por corrupción, aparece ante la AFIP como "aportante de cargas sociales empleador" pero no figura ningún nombre.
Así y todo, señalaron hay "claros indicios" de dicha relación. "En presentaciones como tarjetas de crédito, bancos, registros de la propiedad automotor, compañías de seguro". Caballero coloca como domicilio "el hogar de los Sres. De Vido y Minnicelli en Libertador 2277".

CONTRADICCIONES
Entre las contradicciones detectadas por los peritos, se señaló que Caballero declaró tener un sueldo de 8.500 pesos mientras que en la documentación del Banco Galicia sus ingresos fijos eran de 6.336 pesos "dinero no acreditado ante el banco pero se dio curso a la apertura de cuenta".
Caballero había declarado ante el banco como profesión "bióloga/extractor", declarando tener vivienda propia y estudios universitarios. En el informe socioeconómico de 2016, menciona como estudios "secundario incompleto" y que vivía "en la casa de sus empleadores".
Caballero dijo contar con diversos emprendimientos comerciales: dos carnicerías, un lavadero de micros EME&DE y una agencia de venta de pasajes. Nunca aportó la documentación de los mismos ni sus ingresos de actividades.
Se la atribuye la explotación agrícola de una chacra de 72 hectáreas que maneja su pareja Omar Lavagne y una agencia de quiniela en Formosa, que era atendida por un tercero. La carnicería y la agencia cesaron su actividad cuando comenzó esta investigación.
Así, se presupone que los ingresos de la señora Caballero provienen de "la prestación de los servicios de empleada doméstica" y de la "explotación de la agencia de quiniela". Y en este punto "los números no cierran, no hay consistencia" indicaron fuentes judiciales.
La UIF señaló que en la cuenta del banco Galicia de Caballero se hicieron depósitos por 1.730.625 pesos desde julio de 2011 a julio de 2016, la mayoría "con dinero en efectivo" y que los montos no han sido "justificados con documentación".
Los ingresos de la investigada, para 2010 eran 62.745 pesos provenientes de EME&DE (lavadero de micros) y su salario como personal doméstico por 82.368 pesos.
Al otro año, declaró la venta de un Ford Focus 2005 por 20.000 pesos. Vendió en 2011 un Peugeot 207 por 66.000 pesos y el 50% de una Renault Sandero por 33.500 (ambos vehículos los compró el año anterior). Sus ingresos por la empresa fueron de 46.000 pesos.
Para el año 2013 tenía depósitos bancarios por 170.000 pesos y en cheque cerca de 95.000 pesos. Los números "no se pueden constatar" señaló el informe oficial. Sólo aumentó sus depósitos bancarios que oscilaron entre 290.000 y 220.000 hasta 2016.
"Los números no son coincidentes entre lo que declaró que le ingresaban y el nivel de gastos que tuvo por ejemplo, en la adquisición de vehículos", indicaron a Clarín fuentes judiciales.

¿QUÉ NIVEL DE GASTOS TUVO?
En 2009 cuando era sólo monotributista, compró un Ford Focus modelo 2005 por 35.000 pesos. Al año siguiente compró el 50% de una Renault Sandero de 71.700 pesos y compra un Peugeot 207 por 68.400. Sus consumos de tarjeta eran de 2.113 pesos.
Para 2011 sus consumos de tarjeta eran de 11.550 pesos y pagó créditos bancarios por 2.714 pesos. Compra otro auto, un Pick Up Toyota Hilux 4X4 de 229.010 y un cuatriciclo TIBO modelo 2009 por 17.700 pesos.
Al año siguiente, compró un inmueble en Formosa de 180.000 pesos y adquiere otro vehículo Peugeot Coupe de 280.000 pesos. En este caso la UIF dijo que la propiedad se compró por 1.800.000 pesos pagados en efectivo.
En 2013 Caballero compró otra Pick Up (modelo 2012) por 71.850 pesos. Al año siguiente, sus consumos de tarjeta de crédito superan los 120.000 pesos.
Un año después, suma otro auto a su colección, compra un Etios Toyota por 161.300 pesos. Para el año siguiente los créditos bancarios representaban cuotas de 31.976 pesos.
Después de este período de investigación, Caballero cerró sus cuentas bancarias y tarjetas de crédito en julio de 2016. Ese mismo mes, transfirió dos automotores de su patrimonio, por "valores sustancialmente inferiores". Le vendió a su pareja por 40.000 pesos una camioneta que valía 130.000 pesos y un auto Toyota a su hija en "100.000 pesos cuando valía 205.000 pesos".
De 2011 a 2013 incorporó a su patrimonio entre 200.000 a 400.000 pesos por año, pero a su vez tiene patrimonio no justificado cada año desde 12011 a 2015 desde 273.541 pesos a 432.223 pesos.

Te puede interesar