Un millar de familias desplazadas en Asunción por crecida del río Paraguay

REGIONALES 16/01/2018 Por
Comenzaron a instalarse en albergues o en precarias casetas de chapa y madera, construidas por los propios afectados, informó la Municipalidad. Ya fueron rescatados unos 800 grupos y aún quedan unos 300, por lo que la cifra superaría al millar.
0007750379
Imagen UH

Las inundaciones en las zonas ribereñas de la capital comenzaron antes del fin de semana debido a la crecida del río, pero se intensificaron tras las intensas precipitaciones caídas la noche del sábado y la madrugada del domingo. Ello provocó a su vez un aumento del número de personas desplazadas, en su mayor parte pobladores de los barrios ribereños conocidos como Bañados y ubicados a orillas del río Paraguay.
Durante la mañana, la Municipalidad capitalina continuó con los trabajos de asistencia y ayuda en el desplazamiento de familias a algunos de los albergues acondicionados hasta la fecha.
Sin embargo, muchos de los afectados optaron desde la tarde del domingo por levantar precarias edificaciones a base de madera y contrachapa en la Plaza de Armas, frente al Congreso, una medida habitual durante las crecidas anuales del río Paraguay.
Víctor Hugo Julio, director de Gestión y Reducción de Riesgo de Desastres, dijo a Efe que hay unos 25 albergues preparados para acoger a las familias afectadas, dentro del plan de evacuación y reubicación emprendido por ese departamento de la Municipalidad.
Añadió que trabajan sobre la posibilidad de que esta semana, y si siguen las precipitaciones, el río alcance los seis metros de altura y la cifra de desplazados se sitúe entre 1.300 y 1.500 familias.
El nivel del río a su paso hoy por Asunción fue de 5,38 metros, diez centímetros más que el día anterior y acercándose al nivel crítico de los 5,50 metros, según la Dirección de Meteorología e Hidrología.
En diciembre de 2015, las inundaciones en Asunción, asociadas al fenómeno climático de El Niño, obligaron a cerca de 100.000 personas a abandonar sus hogares y trasladarse a precarias casetas de madera construidas en refugios ubicados en espacios públicos.

Te puede interesar