FAA propone industrializar la banana cerca del productor formoseño

LOCALES 30/07/2015 Por
Consideró adecuada la compra pública del fruto como una manera de recuperar la inversión del cultivo. Con el mismo propósito, reclamó la intervención oficial estableciendo un costo mínimo. Exigió una política agropecuaria a nivel nacional, en lugar de una de tinte económica para recuperar las economías regionales.
Omar Principe FAA
Omar Prìncipe
El presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe se mostró de acuerdo con “generar valor agregado en origen”, y puso como ejemplo la banana de Formosa, propiciando la industrialización del fruto en el mismo lugar donde se la produce.
“¿Por qué no propiciamos industrializar la banana en Formosa en el mismo lugar donde la producimos; eso generaría mano de obra y valor agregado local, además de la posibilidad de que los mismos productores, puedan ser parte de la cadena comercial, como ocurre con la leche que tiene dos grande empresas que la comercializan”. La postura fue lanzada por el dirigente, tras encabezar una reunión donde FAA acordó una semana nacional de protestas por políticas diferenciadas y un nuevo modelo agropecuario. Será del 12 al 19 de agosto, con movilizaciones confirmadas en Villa Regina (Río Negro); Bowen (Mendoza); Casilda (Santa Fe); Tartagal (Salta); y Formosa.
“Creemos que hay que tener una política integrada de las economías regionales ¿En qué?, primero, sostener la rentabilidad de los chacareros; en eso nosotros decimos que tenemos que tener un precio mínimo sostén en origen que le pueda garantizar la inversión hecha. Por ejemplo, el Estado propone precios cuidados, entonces que haya precios cuidados para los productores, precios de referencias, mercado transparente donde podamos nosotros lo que comercializamos hacerlo con un precio por encima de los costos de producción”, marcó Príncipe. En ese aspecto, destacó que “tenemos muchas herramientas para poder determinar los costos de producción, está el Inti, Inta, organismos estatales y privados que pueden estar actualizando continuamente cuales son los costos de producción y a esos costos de producción proponer un precio mínimo. Digo esto como un inicio de cuestiones integrales donde tenemos que tener también un sistema de comercialización de nuestros productos, que esté incluido el flete, que esté garantizada la comercialización de los productos para los pequeños productores”.
Amplió su posición, y destacó que “el Estado puede contribuir con la compra pública, por ejemplo, de los productos de los alimentos que nosotros producimos en las economías regionales. Otro punto importante sería generar valor agregado en origen, o sea, la banana de Formosa”, planteó.
Sobre ese punto se explayó. “Esto claramente es lo que hay que cambiar en la Argentina y pasa también con la agricultura extensiva; el país produce cien millones de toneladas de granos en estos momentos, y más allá de la concentración que nosotros denunciamos, el 80% de los productores producimos nada más que el 20% de esos granos que se hacen en la Argentina”, recordó.
“La concentración también está en la exportación: el 90% de la exportación de granos la hacen cuatro transnacionales, entonces, sino le damos la posibilidad a los pequeños productores, a las cooperativas de ser parte del comercio exterior también estamos dejando de lado esas divisas inmensas que salen del territorio o que ingresan en manos de grupos concentrados que en definitiva después no producen. La desaparición de los productores, el valor agregado en pocas manos, lo que producen es falta de desarrollo local, falta de desarrollo territorial en el interior”, advirtió.

DESAPARICIÓN
“La política agropecuaria puede tener un mismo sentido, un mismo objetivo con distintas políticas económicas. Evidentemente, nosotros lo marcamos claramente cuando decimos que en la década del 90 hubo una política económica neoliberal, con retención cero para los productores agropecuarios de La Pampa Húmeda, estaba el libre mercado y sin embargo esa política económica derivó en que desaparecieran cien mil productores”, contextualizò al trazar una diferencia entre política económica y política agropecuaria.
“Detrás de eso viene un modelo económico de intervención del Estado pero es para favorecer a grupos concentrados, grupos económicos que se van adueñando de las cadenas comerciales”, redondeó. “Entonces, con dos modelos económicos distintos con un mismo resultado, la desaparición de productores es el saldo porque en la última década desaparecieron sesenta mil productores, pero ¿quién desaparece en la Argentina tanto con un modelo como con el otro?”, interrogó. Enseguida ofreció esta respuesta: “Desaparecen los pequeños y medianos chacareros y ahí es donde toma fuerza la postura gremial de la Federación Agraria Argentina pidiendo terminar con éste modelo agropecuario, más allá de que tenemos que discutir un modelo económico que sea virtuoso. Justamente lo que tenemos que provocar es un cambio en el modelo agropecuario donde empecemos a favorecer, sostener y promover a pequeños y medianos chacareros y ahí necesitamos políticas públicas diferenciadas orientadas a esos miles de pequeños y medianos chacareros que tenemos y que corremos el riesgo de desaparición”, insistiò

Te puede interesar