La FAA acusó a Insfran de empujar a la “desaparición” al sector agropecuario

LOCALES 01/08/2015 Por
Hizo notar que “razones políticas” y la desidia del gobernador de Formosa, constituyen el motivo principal de la situación que viven los pequeños productores.
036
En recuadro y caminando junto a su perro, Eustaquio Duarte. Tiene 82 años, 7 hectáreas que las destina a la producción bananera y trabaja con un nieto. Ayala lo describió como víctima de la “desidia oficial”.

El director regional de la Federación Agraria Argentina, Pánfilo Ayala volvió a cuestionar con dureza al Gobierno provincial por no declarar la emergencia en el norte provincial y lo acusó de mantener una conducta que conduce a la desaparición de la actividad.
“A 70 días de las las intensas lluvias que destruyeron los cultivos de los pequeños productores de la zona de Laguna Naineck, el Gobierno provincial no fue capaz de emitir un informe técnico de lo sucedido”, destacó el dirigente en un escueto documento, lleno de adjetivos que describen el momento por el que atraviesan los chacareros de esa parte del territorio formoseño. “Tampoco se preocupó de brindar respuestas al pedido de declaración de emergencia, que para nosotros constituye una exigencia legítima que debería haber determinado en lo inmediato porque la situación así lo reclamaba”, amplió.
“Instituciones como el PAIPPA, CEDEVA, INTA IPAF NEA, Ministerio de la Producción y Ambiente, Municipalidad local, etcétera, no fueron suficientes para brindar la respuesta que hemos solicitado y cerca de un millar de firmas de pequeños productores que a grito pedía y sigue pidiendo auxilio al Estado formoseño”, reseñó, sin abandonar al malestar. “Estas instituciones, como siempre, terminan siendo meros sellos; en el momento de tomar una decisión o accionar como su rol lo determina, se muestran sujetas al mandamás político, quien decide finalmente según el humor con que abandonaron la cama ese día”, acusó Ayala.
“Durante nuestro reclamo, estos organismos se dedicaron, mediáticamente, a intentar ocultar lo sucedido, describiendo con mucho maquillaje lo que técnicamente era y es inocultable.
Transcurrieron 70 días y con todos los ingenieros que dicen desplegar en la zona, junto a cientos de técnicos, aun no fueron capaces de determinar técnicamente ni de tomar una decisión para declarar la emergencia”, determinó. Y redondeó: “Los daños ocasionados por el exceso de lluvia en nuestros cultivos así lo ameritan. Y, en el caso de la banana, se le suma el bajo precio que también es una situación de emergencia pues resulta insostenible e inadmisible vender a $ 0,60 el kilo de la fruta, menos de una cuarta parte del costo de producción”.
“La desidia del Gobierno provincial es el motivo principal de la situación que vivimos los pequeños productores y termina siendo el ingrediente central nos conduce a la desaparición como sujetos agrario”, acusó.
“La falta de medidas de protección para que podamos seguir existiendo sigue siendo parte del reclamo histórico y a pesar de la desidia del Gobierno estamos completamente comprometidos a seguir subsistiendo. El precio mínimo y sostén, el valor agregado al producto en origen, fondo bananero y cupo al ingreso de banana extranjera en época de nuestra cosecha, forman parte de la exigencia de siempre” recordó.
“Buscaremos la forma de explicarle a Eustaquio Duarte como a tantos otros pequeños productores de mandioca, batata, tomate, hortalizas, etcétera, que este Gobierno aún no declaro la emergencia. Estamos seguros que es por desidia y razones políticas; pero le diremos también a ellos que seguiremos luchando para que esto suceda y contra la intolerancia, la soberbia y contra un Estado ausente y que nos empuja a la desaparición”, insistió el dirigente de Laguna Naineck.

Te puede interesar