Olivera abandono la comisión de pre adjudicación y dijo que a De Vido no le importa el usuario

DESTACADOS 16/06/2015
Advirtió que “no será cómplice del proyecto personal del intendente que sólo piensa en sus intereses personales, políticos y empresariales y evade el centro de sus responsabilidades públicas”. Aseguró que la Municipalidad no “da seguridad jurídica a ninguna empresa” y que se trata de una conducta que deja “muy malos antecedentes para quienes quieran invertir en Formosa”.

El concejal Fabián Olivera anunció su decisión de abandonar la Comisión de Pre adjudicación de las líneas 25, 30, 40, 70 y 80 que analizaba las ofertas presentadas por dos empresas tras un proceso licitatorio que arrancó en mayo.
“Tanta indefinición en el medio de un escenario de fuego cruzado entre el intendente Fernando De Vido y una de las empresas, sobre todo, no me permiten seguir en una función donde, además, carezco de la posibilidad de acceder a información oficial y veraz para avanzar en mi rol”, se justificó el edil en un comunicado donde cargó con dureza contra el intendente capitalino y la empresas Ciudad de Formosa.
“Acá no debería existir misterios; hemos estado reuniéndonos y analizando las ofertas, pero en medio de todo surgen cuestiones que hacen a una relación entre las autoridades municipales y la actual prestataria que precariza cualquier toma de decisiones. Así no hay margen para un trabajo serio y que finalmente redunde en beneficio de los miles de usuarios que se ven cada vez más perjudicados”, amplió.Advirtió que “no será cómplice del proyecto personal del intendente que sólo piensa en sus intereses personales, políticos y empresariales y evade el centro de sus responsabilidades públicas”. Aseguró que la Municipalidad no “da seguridad jurídica a ninguna empresa” y que se trata de una conducta que deja “muy malos antecedentes para quienes quieran invertir en Formosa”.“El intendente maneja la cosa pública como a su empresa, que es lo mismo decir como un capataz controla a los peones de una estancia; sus decisiones están frecuentemente sujetas a su estado de ánimo y hace tiempo sus conductas muestran que en ese aspecto está abatido, lleno de problemas que lo conmueven y lo muestran desequilibrado, con posturas cambiantes y dependientes de la cara y color del que está enfrente. Así no se gestiona una estructura pública. Así le falta el respeto a los vecinos que confiaron y no en él. Hace tiempo equivocó el rumbo, pero tanta soberbia y un entorno que no deja de aplaudirlo, permiten esta penosa realidad”, reflexionó.“De Vido permite un montón de irregularidades, porque quienes transgreden son sus amigos, están alineados políticamente con él o el partido que integra o porque se lo ordenan desde más arriba, pero cuando se trata de defender al vecino siempre subordina los intereses. Eso está mal. Es una posición que no comulga con sus obligaciones de funcionario público, sujeto a un riguroso marco jurídico y ético a que está obligado”, planteó.Y ofreció ejemplos: “Hay muchas marquesinas en la ciudad, pertenecientes a comerciantes y empresarios a quienes el intendente le guiña un ojo, mientras violan una ordenanza que establece requisitos muy claros; en la zona del mercadito paraguayo existe todo tipo de transgresiones y el jefe comunal mira para otro lado, como con los remises o las empresas constructoras que pavimentan calles que a los tres meses vuelven a ser de tierra”.“Del mismo modo, jamás se digna en contestar los pedidos de informes; juega a las escondidas. No me esconde a mí, se burla de los vecinos porque en todo caso me limito a intentar conocer aspectos que hacen al manejo del servicio público de transporte que los propios formoseños necesitan saber. En definitiva, se burla de quienes le posibilitaron estar donde está”, definió.“Cuando desde Ciudad de Formosa se dice que no sabe de ningún acta de infracción, queda claro que la propia Comuna está interponiendo un ardid inexistente para justificar públicamente el fin de un negocio del que el intendente formo parte y carece de argumentos para explicar el fin del matrimonio”, insistió.“No tengo dudas que esta actitud deja un pésimo antecedente para Formosa ¿Qué empresa querrá venir a invertir acá con tamaña inseguridad jurídica?”, consideró.“Enfrente aparece la actual prestataria que asegura que la Municipalidad le debe mucho dinero proveniente de subsidios y otros rubros, una situación muy delicada ante la cual la única reacción oficial sigue siendo un silencio que parece darles la razón a los empresarios. En esto el intendente también fue irresponsable y prepotente: jamás tuvo el coraje y la hombría de bien que debe caracterizar a todo funcionario y salir a contestar para aclarar públicamente el fondo de todo”, acusó.“Creo que la prestaría hace su juego, chicaneando porque se le va el negocio; no se muestra responsable con los firmado, ahora intenta borrar con el codo lo que hace casi diez años firmó con la mano derecha y rizas, aplausos y abrazos entre las partes”, embistió.“En el medio de todo quedan miles de usuarios, los únicos destinatarios del servicio que miran azorados y frustrados como quienes deben protegerlos se dedican a priorizar su propios intereses que pasan, exclusivamente, por lo político y económico”, reiteró Olivera. 

Te puede interesar