Poco después del mediodía, ya votó casi el 30% del padrón capitalino

LOCALES 09/08/2015
Los puntos salientes de las PASO, se cimientan claramente en la importante afluencia de votantes y la prohibición, bajada del Ejercito que custodia el acto eleccionario, para tomar fotos e imágenes dentro del predio escolar.

Una cantidad indeterminada pero significativa de formoseños asiste en estas 5 horas de elecciones a sufragar en las escuelas de la ciudad, en medio de una jornada calurosa y ventosa. Todo transcurre con normalidad y de acuerdo con las previsiones de las autoridades encargadas de organizar y custodiar los comicios.
Poco después de las 12, y de acuerdo con informaciones obtenidas en mesas de las escuelas 17, 19 y 31 ya votó casi el 30% de los empadronados. Se trata de un porcentaje significativo si se tiene en cuenta que para las PASO, históricamente, la afluencia fue menor a la de otros procesos.
Llamativamente, los soldados del Ejército, encargados de la seguridad en el interior de los predios escolares, prohíben a los periodistas tomar fotografías y hacer registros de videos, aduciendo una “cuestión de protección” y que es la “orden bajada de los superiores”.
A este periodista se le pidió en varias escuelas que deje de obtener imágenes fotográficas y aunque en ningún momento, el discurso fue agresivo o intimidatorio, la orden no deja de atentar contra principios básicos de convivencia democrática, sustentados por la Constitución y varias leyes específicas.
Cuando a un periodista se le intenta cercenar su tarea, se lesionan las libertades de prensa, de expresión y laboral. Sin embargo, lo más lamentable es la visión absurda de las autoridades, al intentar imponer una conducta que no existe en ningún lugar del resto del país y, seguramente, del mundo.
En las próximas horas, todo el país seguirá viendo a las decenas de candidatos sufragando dentro de una escuela o haciendo declaraciones al costado de una urna, que sigue recibiendo los votos de los demás ciudadanos. En Formosa el criterio es otro, y a las autoridades parece no importarles los derechos que lesionan.
"Cuando uno ve a estos muchachos, haciendo su trabajo con esas armas largas, me resulta inevitable creer en la inmadurez democrática que tenemos todavía los argentinos, o los formoseños; no puedo entender que podría pasar para ser necesario el uso de ese tipo de elementos. Parece que hay algo que ignoramos y que es de real peligro para el resto de los ciudadanos", reflexionó una anciana al abandonar la escuela 31, poco después de emitir su voto.

Te puede interesar