Olivera volvió a reclamar una urgente respuesta habitacional

LOCALES 10/08/2015
Advirtió que la arremetida del río Paraguay, ya comenzó a afectar a varios vecinos de la ciudad. Consideró que se torna una “absoluta prioridad” buscar “ahora mismo los mecanismos” para atender a los sectores más vulnerables que “ya comenzaron a hacerse notar”.
El concejal capitalino, Fabián Olivera volvió a pedir a las autoridades provinciales y municipales “una urgente respuesta habitacional” para los “cientos de vecinos que quedarán atrapados por las aguas del río Paraguay, si rápidamente no se adopta una decisión política para sacarlos de los lugares donde se han ubicado como consecuencia de la falta de recursos para encontrar una zona más adecuada”.
“Es la tercera vez en veinte días que me veo en la necesidad de abordar este tema y nada ha cambiado. En todo este tiempo, sólo pude notar como comienza a crecer la cantidad de familias angustiadas por el avance de las aguas y, en muchos casos, con el líquido ya ingresando a sus casas”, advirtió.
“Hemos tenido una lamentable experiencia el año pasado y el episodio parece no haber servido para evitar que el escenario se repita”, consideró.
“Desde agosto de 2014 a estos días, sólo quedaron cientos de familias reubicadas en asentamientos precarios a la espera de un módulo que, en un alto número de casos jamás se concretó. A esa gente se le prometió la casa para dentro de tres meses, a más tardar, para lo cual el mientras tanto constituyó – aun ocurre – un rancho de chapa de cartón donde conviven con el barro, la inseguridad y, ahora, el frio”, dijo.
“En las últimas semanas, el repunte del río fue importante; parece que aún hay tiempo para tomar una decisión política de urgencia y reubicar a estos formoseños en lugares seguros; acá hay muchos niños, abuelos y mujeres, los sectores más vulnerables. No se le puede dar la espalda a ellos, sino los funcionarios se convierten en cómplices de las consecuencias”, graficó.
“La semana pasada, unas 25 personas auto-ubicadas en El Porvenir salieron a cortar una calle para hacerse oír. Quien llega a este tipo de conductas lo hace porque está completamente desesperada, angustiada y no ve ninguna salida posible. Piden ayuda, suplican una respuesta a las autoridades que parecen no querer ver lo que ocurre ni hacer nada para solucionar el planteo”, apreció.

Te puede interesar