Cómo impactará El Niño en el NEA

NACIONALES 16/08/2015
Las previsiones para agosto-octubre indican que habrá precipitaciones por arriba de los valores normales en toda la región. Se calcula que en septiembre-marzo lloverá por encima del 200% del promedio. Por qué se produce el fenómeno.
El llamado fenómeno de El Niño tendrá un fuerte impacto en el Nordeste en el trimestre agosto-octubre de 2015, según las previsiones meteorológicas, que indican que habrá precipitaciones y una temperatura media por arriba de los valores normales.
El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) detalla en su “Pronóstico climático trimestral”, que entre agosto y octubre se prevén lluvias “superiores a lo normal” (SN) en el norte del Litoral, este de Formosa, este de Chaco y noreste de Santa Fe.
Para el resto de Santa Fe, centro de Chaco y Formosa, sur del Litoral, este de Santiago del Estero y Córdoba, provincia de Buenos Aires y zona cordillerana de Neuquén y Río Negro, en cambio, las precipitaciones del trimestre serían “normales o superiores a lo normal”. En el resto del territorio nacional se esperan condiciones próximas a lo normal.
En cuanto a la temperatura, se prevé que la media será normal o superior a la normal (N-SN) en el noreste, esto es el Litoral, Chaco, Formosa, centro y norte de Santa Fe y este de Santiago del Estero. Para el noroeste, Cuyo, centro del país, provincia de Buenos Aires y norte de la Patagonia se prevén temperaturas superiores a las normales. En el extremo sur del país se esperan temperaturas normales o inferiores a las normales. En el resto de la Patagonia, próximas a las normales.
Este es el fenómeno de El Niño de la categoría fuerte, “más potente de los últimos 100 años, y ya está en pleno desarrollo”, de acuerdo con la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de los Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés), dijo Anthony R. Deane, presidente de la consultora Weather Wise Argentina y productor agropecuario, publicó ayer La Nación.
Esta corriente abarca con mayor intensidad desde el centro y oeste de la provincia de Buenos Aires, centro-norte de La Pampa y la totalidad de Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes y Misiones, y en menor medida, el noroeste argentino (NOA) y Mendoza.
Según el modelo de medición norteamericano que toma Deane, se calcula que desde septiembre a marzo caerán 760 milímetros en promedio general en esas regiones. Esto significa que totalizarían “cómodamente más de un 200% de anomalía sobre el promedio histórico”, agregó.

QUÉ ES EL NIÑO
El fenómeno El Niño se produce cuando las aguas en el océano Pacífico ecuatorial central y este sufren un calentamiento. De esta manera, la diferencia de temperatura del agua entre la porción oeste y este del Pacifico disminuye, y hasta en algunos casos se revierte. Esta anomalía positiva se extiende sobre el océano Pacífico ecuatorial llegando hasta las costas de Sudamérica y se extiende hacia el sur afectando las costas de Ecuador y norte de Perú.
Como consecuencia de este calentamiento, la circulación atmosférica se ve afectada. Los vientos alisios se debilitan dado que la diferencia de temperatura entre ambas porciones del océano Pacífico es menor. En la porción occidental se ven favorecidos los vientos del oeste y esto, combinado con que los alisios ya no tienen la fuerza necesaria como para seguir avanzando, hacen que la convección se favorezca en el Pacífico central, es decir hay un desplazamiento de la zona de mayor precipitación hacia el este.
Por este motivo la región occidental pasa a caracterizarse por precipitaciones inferiores a las normales durante esta fase del fenómeno.
Este evento por lo general comienza a desarrollarse a fines del invierno o comienzos de la primavera del hemisferio sur, alcanzando su máximo desarrollo en el verano.
En la región, los efectos de El Niño se sienten en la zona húmeda de Argentina, Uruguay y el sur de Brasil, donde se registran precipitaciones superiores a las normales.

Te puede interesar