Aunque Jofrè se distanció de Insfran, Formosa ya perdió a Boca

En las últimas horas, desde el Gobierno de Formosa surgió un intento reconciliatorio, tendiente a mermar la caída generada por su propio conductor cuando se mostró incapaz de ponerle la espalda a la opinión de un ídolo social. Sin embargo, las decisiones ya fueron tomadas y el gran afectado fue el formoseño que reclama espectàculos de jerarquìa. De nuevo primò el individualismo por sobre el interès colectivo.
Ampliar
Jofrè intento ponerle paños frios al embate mediatico que genero la reacciòn oficial contra Tevez. Las cartas ya fueron jugadas.

“Quiero dejar bien en claro, que en ningún momento nos hemos planteado, ni el gobierno, ni la liga, la posibilidad de que Boca no vuelva a jugar en Formosa, en el caso de que los dirigentes de la Copa Argentina nos asignen como sede el próximo partido de Boca ante Defensa y Justicia. Nada más alejado de la realidad, queremos seguir siendo sede de la Copa Argentina y si es Boca con Tevez quien tiene que venir, lo vamos a recibir con los brazos abiertos, como lo hicimos la vez anterior o con todos los equipos que han venido antes”. Las palabras de Jorge Jofrè, esta vez como presidente de la Liga Formoseña de Fútbol, pretenden remendar el profundo hueco causado por un asesor del Gobierno provincial, primero, y por el propio Gildo Insfran después.
El hombre más importante de Formosa, había reducido a Tevez al status de político, solo porque el deportista lanzo una opinión haciendo gala de la flaqueza que muchas veces tienen quienes forman parte de esa comunidad. Muy pocos ignoran que el futbolista es incapaz de plantear con rigor científico cuanto de pobreza existe en Formosa.
Es de imbécil ver atisbos políticos en el planteo; de torpe creer que su opinión fue preparada y de necio identificar a quienes están detrás de la arremetida discursiva.
El político ve a un colega en todos, porque fue diseñado para convivir entre enemigos; entonces es incapaz de establecer las diferencias que en realidad existen en cualquier sociedad.
Cuando el radicalismo denunció, en marzo de este año, que la Policía hace tareas de seguimiento y vigilancia de políticos, periodistas y sindicalistas, surgió que entre los objetivos de la fuerza aparecían legisladores, dirigentes y funcionarios del mismo gobierno. Esto confirma la visión de “enemigos en todas partes” que tiene el gobernador Insfran.
El hombre ha sido incapaz, en todo este tiempo, de generar liderazgo: por incapacidad, imposibilidad o desinterés; su séquito existe por la capacidad de echar mano a los bolsillos y una conducta que contrasta la prepotencia con amenazas de perder algún beneficio.
Sobre lo manifestado por Carlos Tevez, Jofré dijo que “es la opinión personal de un ídolo popular que luego fue utilizada políticamente con el solo objetivo de hacer algún daño político. Pero hay que desdramatizar el tema al punto que un periodista nacional me preguntó si el gobernador Gildo Insfrán recibiría a Carlos Tevez si este regresa a Formosa. Mi respuesta fue afirmativa, como no lo va a recibir, si el gobernador es de Boca y Tevez un ídolo”, se allanó el dirigente.
Pero, lo real es que fueron los mismos funcionarios formoseños quienes vieron un escenario político en los dichos del jugador. Todo se hubiera reducido al olvido, si entre un asesor y el gobernador se hubieran callado. Ellos pusieron en marcha, accidental o deliberadamente, una gigantesca maquinaria que rápidamente puso a una inmensa parte del país en contra de su postulado político.
“Fue la opinión personal de un ídolo popular, que fue utilizada luego políticamente por los que siempre en lugar de acercar propuestas solo hacen críticas que a nada conducen” ¿A quién se refiere Jofrè cuando identifica a este grupo? Fue el mismo esquema de poder que integra quien utilizó políticamente las expresiones de Tevez.
Si apuntó a dirigentes de la oposición, no debiera olvidar que uno de los roles de ese sector es criticar el accionar oficial. Y sobre las propuestas, sabido es que todo lo que no tiene un color azul en Formosa, debe ser eliminado.
El punto es que, un manejo vetusto, personalizado y absurdo de una situación menor, privó a miles de formoseños de contar con un espectáculo deportivo fantástico, con escasos antecedentes en el medio y, seguramente, nulas chances de presentarse en el futuro cercano.
La creencia de quien se maneja como feudal es que su opinión es un postulado y todo debe reducirse a su manera de encarar la cosa pública.
¿A cuántos habrá despertado el gobernador tras esta nueva incursión discursiva?

Max Alfredo Berenfeld

Director.
Lic en Ciencias Sociales y Periodismo.
Integró 16 redacciones de medios gráficos de la ciudad de Formosa y de otros puntos de la Argentina, además de otras dos en Asunción, Paraguay.
Fue jefe de Redacción de los ultimos tres diarios en los que se desenvolvió.
Miembro de FOPEA.
Tiene 29 años de ejercicio de periodismo gráfico.
En la faz pública, se desempeñó como jefe de Prensa, del Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Formosa, durante 12 años.

Te puede interesar