El Gobierno impulsó el gasto en vivienda y debilitó la atención de la educación

DESTACADOS 19/09/2015 Por
En un año electoral, las erogaciones en construcción de complejos habitacionales y urbanismo ganaron participación sobre el total de la partida social
educacion
"El Gasto Público Social (GPS) ejecutado al primer semestre del año ascendió a $386.138 millones, registrando un incremento del 47% interanual, porcentaje superior al registrado en períodos anteriores y nueve puntos porcentuales mayor a la variación que registró el conjunto de la Administración Pública Nacional", destaca un análisis de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).
En términos relativos, el trabajo de la ONG detectó que en la ejecución acumulada del gasto social en el primer semestre respecto del total adquirió un rol sobresaliente el gasto en vivienda y urbanismo, porque pasó de un promedio de 1,5 a 2,6% del total en el trienio previo a 4,5% ahora.
Fue el único caso, donde el Gobierno nacional decidió elevar el ritmo de la ejecución presupuestaria en forma agregada, en detrimento de otros sectores no menos relevantes como la educación que después de haber alcanzado un pico de 11,3% del gasto público social total en la primera mitad de 2013 descendió a 10,6% el año siguiente y a 10,4% entre enero y junio últimos. También perdieron gravitación las áreas de agua potable; promoción y asistencia social, seguridad social, trabajo y ciencia y técnica. Sólo conservó el 6% del período previo salud (ver informe completo de ASAP).
Aclara la ASAP que "los seis programas de mayor dimensión en cuanto al gasto, con presupuestos vigentes superiores a $15.000 millones, registraron en promedio un nivel de ejecución del 54% del crédito. Las Asignaciones Familiares (sin AUH), las Pensiones no Contributivas, las Prestaciones Previsionales y la Asignación Universal por Hijo, superaron el mencionado ratio".
La preferencia del Gobierno por dar impulso a la obra pública en vivienda y urbanismo, más como efecto de campaña proselitista, por su doble efecto de generar empleo en contratistas del Estado y provocar un inmediato efecto visual, quedó claramente de manifiesto en el salto del ritmo de ejecución de la partida asignada en el Presupuesto 2015 para todo el año de 37,7% en la primera parte de 2014 a 60,4% y en ser el único rubro que excedió con creces el promedio nacional de 52,3 por ciento. Un fenómeno similar se había observado en 2013.
Por el contrario, los compromisos aprobados para el área de educación y cultura apenas se cumplieron en 42,8%, ubicándose en el piso del cuatrienio, y en el menos efectivo de los ochos grandes rubros en que se agrupa el gasto social de la administración pública nacional. Le siguieron en esa senda trabajo 42,9% de ejecución, ciencia y técnica 44,2% y agua potable y alcantarillado 45,3% del total de la partida asignada.
Para el próximo año, el Presupuesto Nacional que el Poder Ejecutivo Nacional presentó en el Congreso para cumplir con un mero trámite que impone la Ley de Administración Financiera del Estado, porque será ejecutado por otro gobierno, cualquiera sea su signo, proyecta que el gasto social crecerá casi siete puntos porcentuales por sobre el promedio de 15,8%, con un récord nominal de un billón de pesos
En este caso, las áreas que se prevé serán las más favorecida son las de Trabajo y Seguridad Social con 25,4% de incremento, Salud 23,3%, Educación 21,4% e Industria 20,7%. En cambio, superado el efecto del año electoral, las partidas asignadas a los Ministerios de Planificación y Economía caerán 1,9% y 17%, en valores nominales, pese a que se proyectó una tasa de inflación entre 10 y 14%, según se tomen índices de precios extremos del año o del promedio.

Te puede interesar