El FpV insistirá, por sexta vez consecutiva, con la formula Insfran-Bogado

LOCALES 20/09/2015
La alianza oficial volverá a ofrecer al electorado formoseño, la fórmula que desde 1995 conduce los destinos políticos de la provincia. En materia de diputados provinciales, el jefe partidario ratificó a la mayoría de los que actualmente ocupan un escaño en la Legislatura provincial: Papacito Cabrera, Oti Morales, Carlin Insfran, Adrian Bogado, Lopez Guaymas y el aborigen Ricardo Mendoza entre los más conocidos. Duro reves del sindicalismo.
Ampliar
La vetusta marca politica del justicialismo seguirá al frente del Poder Ejecutivo provincial formoseño.

A no ser que se produzca un hecho extraordinario, Gildo Insfran y Floro Bogado serán confirmados por el electorado formoseño como gobernador y vice en las elecciones del 25 de octubre. Ambos fueron ratificados, por sexta vez consecutiva, para esos cargos en el congreso partidario celebrado este mediodía en el estadio Centenario.
A diferencias de los procesos anteriores, esta vez Insfran junto a bogado llegaron al conclave casi al en la parte final, cuando una amplia mayoría se había retirado. La agenda reveladora del mitin estuvo reservada a la lista de diputados provinciales, ya que se descontaba la continuidad de la dupla que llegó en forma conjunta al poder hace 20 años.
El asesor del Poder Ejecutivo, Daniel Colcombet leyó la nómina que a la postre confirmó a la mayoría de los que ejercen la función, y dejó como saldo llamativo la amplia ausencia de representantes gremiales y juveniles, como establece la legislaciòn electoral.
Armando Felipe Cabrera, Otilia Britez, Adrián Bogado y Carlos Insfran, aparecen en los primeros cuatro lugares. Después vienen Irma Zaragoza, Roberto Vizcaíno, Luis López Guaymas, Sara Monzón, Eber Solis, Ricardo Mendoza, Mirta Guerra, Fernando Galarza, Miguel Delorenzi, Ramona Giménez y Oscar Mendieta. Este catalogo de postulantes insistirá con la reelección de siete de sus quince miembros, entre ellos los seis primeros. La nominación de cada candidato generó festejos grupales, ante el silencio, probablemente de sorpresa, indignación o frustración de una amplia mayoría. Entretanto, la ausencia de dirigentes provenientes del sindicalismo no pasó desapercibida entre varios congresales, quienes entre dientes apretados masticaban bronca y desaprobacion.

Te puede interesar